El exito y regar las plantas.

EL ÉXITO Y REGAR LAS PLANTAS

Un discípulo le pregunto a su maestro: ¿Qué debo hacer para alcanzar el éxito? Y el maestro le respondió:
– Para tener éxito en la vida solo necesitas hacer dos cosas: LA PRIMERA es regar tus plantas cada día -Cómo? le preguntó el discípulo bastante confundido, pues lo que menos quería era dedicarse a la jardinería. – Sí, tan simple como eso…Vive la vida como si solo se tratara de un día, pero eso sí, riega tus plantas cada día. Tus plantas son las cosas que quieres que crezcan y florezcan en tu vida, pueden ser tu relación de pareja, tu familia, tus amigos, tu salud, tus negocios, tu trabajo, en fin, cualesquiera sean éstas, asegúrate de darles un poquito de agua cada día para que sigan creciendo. El agua constituye cada una de las acciones que ejecutas para que eso crezca y sea mejor.
-Y cual es LA SEGUNDA? La segunda cosa es disfrutar de regar tus plantas cada día. No esperes a que tus plantas sean algún día algo que todavía no son para empezar a disfrutar, de esa manera lo único que estarías haciendo es generar más infelicidad y decepción en tu vida.
A partir de esa conversación con su maestro, el discípulo empezó a poner en práctica esto de regar las plantas y fue así que esta enseñanza significo el mejor regalo que había recibido en toda su vida, pues asi logro alcanzar el éxito que tanto había deseado pero ya sin esfuerzo, sino más bien disfrutando cada día de hacer las cosas que hacían crecer sus plantas. Esa fue la respuesta que dio el maestro.
A partir de esta historia la invitación es a realizarse las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las plantas que quiero cuidar en mi vida? ¿En qué consiste específicamente­ el agua que voy a depositar cada día en cada una de ellas? ¿Cómo puedo disfrutar de esas acciones cada día?

Via: Escuela de Coaching Profesional

Maestro, porque tememos al amor?

– Maestro, ¿por qué tememos al amor?
– Porque se le teme a lo desconocido, dijo el Guru.
El amor saca lo mejor y lo peor de cada persona… No creas que el odio es el opuesto al amor, no, el odio es la coraza del amor mi querido amigo…

Cuando sepas abrazar a alguien, sentirás cuánto amor le ha faltado…

– Pero cualquiera persona puede abrazar, dijo el alumno.
– Claro mi amigo. Más yo no me refiero al acto de abrazar sino al acto de liberar por un abrazo…

– ¿Liberar?, ¿de qué?

– Del pasado, dijo el Maestro… Un abrazo dado por una persona que ama, contagia… dijo el Maestro.

– ¿Cuando fue la última vez que te abrazaron?, ¿Cuándo fué la última vez que regalaste un abrazo?

“El amor es una filosofía de vida que no necesita teoría, solo actos…”

Diego E.