Caracteristicas de los niños y adultos cristal.

Son seres que poseen un alto nivel de vibración energética, que vienen a cumplir programas de ayuda a la humanidad, que entran a esta vida con un firme propósito, con una misión muy específica; y es que la tierra alcance la tan añorada paz. Recordar que estos atributos no son todos inclusivos, ni todo niño o adulto cristal exhibe necesariamente todas las cualidades. Se les llama cristales; porque poseen una vibración energética muy alta; parecida a la vibración que puede tener un fino cristal cuando se le toca. 

Ellos vienen a trabajar sobre los viejos esquemas que rompieron sus hermanos los índigos, generalmente son hijos o hermanos de índigos y nacen cerca de ellos, para que se les facilite un poco mas su misión; necesitan que se les atienda y que se les cultive su parte espiritual, su sensibilidad y de esta forma irlos preparando para su labor de iluminación sin límites a esta humanidad. Muchos de ellos vienen a cumplir su misión como pacificadores, como sanadores, como artistas, músicos, compositores, escritores y guías espirituales. 

El color de su aura puede ir desde el blanco, pasando por el violeta, rosado e inclusive si son sanadores pueden tener en su aura algo de azul, si son creativos también puede verse algo de amarillo en sus auras o inclusive algo de verde si vienen a trabajar como ecologistas y en defensa de la naturaleza. 

Muchos pueden tener el color rosado en su aura pero no es un color específico de todos ellos. Los seres con la vibración cristal son pacifistas, sensibles, perceptivos, psíquicos y vulnerables; al igual que los índigos están aquí desde siempre; sólo que entraban a la tierra esporádicamente a cumplir con misiones muy delicadas y específicas. 

Un gran ejemplo tanto de índigo como de cristal lo tuvimos en Jesús el cristo, él como alma andrógena que era tenía esta combinación, una parte de su alma era índigo y la otra parte era cristal; muy pocos entraron desde esa época, ellos venían a prepararle el camino a los futuros cristales que entrarían en masa cuando la tierra ya hubiera alcanzado un nivel más alto de vibraciones; sólo así podrían sobrevivir los niños cristal; porque con sus finas vibraciones, no hubieran podido soportar las bajas vibraciones que tenía el planeta tierra. 

Fueron muchos los cristales que trabajaron ocultos y muchos los que todavía están trabajando sin saber ellos mismos que son cristales; pero algún día podrán dar a conocer toda su luz y toda su sabiduría sin ser afectados por el resto de los humanos y es por esto que están llegando en masas en estos momentos, para cambiar este planeta. 

Todos los niños cristales que entraron a la tierra mucho antes de principios del 2000 sufrieron mucho; fueron muy afectados no sólo por las bajas vibraciones que tenía el planeta sino también los seres que los rodeaban; solamente aquellos que entraban como almas andrógenas, con la combinación índigo-cristal, podían mantenerse firmemente aquí en la tierra, cumpliendo con sus misiones principales, preparándoles el terreno a los próximos cristales; y trabajando a su vez en la subida de vibraciones del planeta en diferentes sentidos para que pudieran entrar en masa todos los niños cristales sin verse tan afectados; hasta que la tierra hubiera nivelado sus energías al punto de que se pudiera producirse la apertura de esa puerta dimensional el día 22 de junio del año 2002* 

Los niños y adultos cristal se caracterizan por su hermosa mirada, cristalina, pura, poseen unos ojos con una luz tan especial, que sólo con verlos lo llenan a uno de un inmenso amor y de una profunda paz. Son sanadores, pacificadores, sensibles y muy perceptivos; es por eso que muchos de ellos se encierra tanto en sí mismos, para de esa forma no ser tan afectados por las vibraciones de una masa humana y de una tierra que a pesar de todos los esfuerzos que se han realizado todavía no están preparadas completamente para su entrada. Muchos de estos niños se vuelven tan introvertidos que hasta llegan a parecer autistas. 

Tenemos que tomar en cuenta sus diferencias, sus individualidades; no todos los niños o adultos cristal son iguales; necesitan en su mayoría ambientes llenos de paz de tranquilidad, de armonía, disfrutan mucho del contacto con la naturaleza; porque esta los limpia, los equilibra, ellos necesitan muchas veces estar solos, jugar solos y se retraen fácilmente cuando los hieren. Ellos saben lo que necesitan, lo que les beneficia, los alimentos que necesitan consumir. 

Desde aquí queremos hacer un llamado a los padres, familiares, maestros, guías, orientadores y psicólogos de los niños cristal; para que no los inhiban, para que les respeten su forma de ser, que no pretendan cambiarlos; para que no ocurran muchas de las cosas que han ocurrido con sus hermanos los índigos; que por no estar preparados en su mayoría los adultos que los rodeaban y no reconocerlos como lo que son almas especiales, los han inhibido y bloqueado, tratando de cambiar su naturaleza utilizando técnicas y fármacos que sólo contribuyen a inhibirlos y a bajarle sus niveles de vibraciones que son especiales para los trabajos que vinieron a realizar, produciéndoles a muchos desentonaciones que los afectan en sus conductas y en sus formas de actuar. 

Cuando tengas la gracia de conocer a un ser con la vibración cristal busca información sobre ellos, estudia y prepárate para ser el soporte especial que ellos necesitan para cumplir la bella misión para lo cual fueron creados. 

Atributos de los seres cristal (según sharyl jackson) 

• son extremadamente sensibles a todo en el ambiente que los rodea: sonidos, colores, emociones negativas en otros, olores, comida, químicos, contaminantes, la textura de la ropa, violencia y dolor de otros, conciencia de grupo, frecuencias electromagnéticas, llamas solares, etc. 

• son tan sensibles que son profundamente vulnerables, como también muy poderosos por su intensa vulnerabilidad. 

• necesitan tiempo a solas. no viven bien en grupos, ya que pocos comprenden su necesidad de soledad, equilibrio, rejuvenecimiento y profunda tranquilidad. 

• necesitan tener comunión diaria con la naturaleza y los elementos, ya que esto les ayuda a limpiar y equilibrar todas las energías inarmónicas que los afectan tan fuertemente. 

• simplemente no comprenden “la inhumanidad del hombre hacia el hombre”, la guerra, la ambición, etc., y por ello pueden sentirse fácilmente abrumados por estas cosas. 

• si la vida se volviera muy intensa, o si son traumados o ven a otros siendo traumados, se abstraerán y desconectarán de la sociedad para protegerse. 

• a pesar de ser calmos y retraídos, otros los admiran y son atraídos por ellos como por un imán. siempre tendrán conexiones profundas y duraderas con aquellos que ofrezcan amor incondicional, que el cristal sabe que es el único amor verdadero. 

• cuando te miran, sientes como si han penetrado tu alma. 

• realmente necesitan muy poca crianza tradicional, ya que son gentiles, sabios, y podrán decirte lo que necesitan, como también lo que es o no bueno para ellos. Cuando mi hijo era muy joven, dijo un día: “¡nunca podré tomar alcohol ni drogas para nada!” ¡y no lo ha hecho! 

• a menudo evitarán multitudes y centros comerciales, ya que hay demasiadas energías diferentes en esos lugares para afrontar. 

• tienen un profundo amor por los niños y los animales, y una forma admirable de conectarse con todas las criaturas. 

• el agua es muy beneficiosa para limpiar y tranquilizarlos. Les encanta bañarse, ducharse, las cascadas y fuentes, y jugar en el agua y la arena.

• hay inocencia, candidez y pureza en torno a los cristales; esto se debe a la ausencia de ego. 

• no es raro en estos niños que le “digan” su nombre a sus padres antes de nacer, o que entablen algún otro tipo de comunicación directa. 

• necesitan ropa cómoda, hecha de fibras y colores naturales. 

• milagros y magia ocurren a su alrededor – aparece dinero, los animales los buscan, los bebés les sonríen y ocurren sanaciones natural y espontáneamente. 

• necesitan mucha agua pura, y a menudo prefieren la comida fresca y orgánica. 

• son extremadamente perceptivos, al punto de saber lo que está sintiendo un extraño en la calle. 

• tienen miedo a la intimidad porque se sienten muy fácilmente invadidos, no respetados. prefieren estar solos a que no se respete su “espacio físico personal”. También pueden evitar las relaciones amorosas por miedo a lastimar a otro si la relación termina. 
• tal vez necesiten la ayuda de actividad física, naturaleza, deportes, artes marciales, yoga o danza para aprender a anclar su energía. 

• su energía puede interferir con aparatos eléctricos, radios, televisores y computadoras. 

• a menudo reprimen el mostrar emociones por miedo a su amplificación y a perder el control. esto puede hacer que parezcan sosos o carentes de pasión. 

• pueden sentirse responsables por que alguien muera, se lastime o incluso pelee. 

• pueden tener períodos de profundas depresiones. 

• responden bien al trabajo corporal, masajes y trabajo energético de alguien que en sí está equilibrado. masaje y terapia cráneo-sacra pueden ser cruciales para mantener sus cuerpos sanos y sin dolores. 

• son brillantes individuos que ven el panorama más grande, con una comprensión instintiva de las leyes espirituales y de cómo funciona todo.

• son creativos, artísticos y tienen múltiples talentos. 

• a menudo tendrán un elevado metabolismo y serán vegetarianos naturales. • tienen una clara conexión con su ser superior, accediendo naturalmente a su más elevada guía. es precisamente por esta conexión que saben la verdad de la unidad espiritual. 

• son sanadores y pacificadores naturales. 

• son capaces de la regeneración de huesos y tejidos. cuando la mayoría de nosotros está siendo mejorado gradualmente, ascendiendo a la energía cristal, eso ya está en su adn. 

• pueden ser individuos de pocas palabras, pero todos los escuchan cuando serenamente expresan su sabiduría con humildad. sin embargo, no darán consejos sin que se les pida, y jamás interferirán. 

Estas características pueden darte una buena imagen o sensación de cómo son los niños y adultos cristal , y para qué están aquí. 

Si usas tus habilidades intuitivas para sintonizarte con la energía de estos seres y crear unidad con ellos, el resultado en el planeta será asombroso. 

Fuente: Edición: daniel cipolat. (proyecto de oruga a mariposa)
Publicado por Maria Eugenia Parra Saldivia

Lazos de amor.

Hay alguien especial para cada uno de nosotros.
A menudo, nos están destinados dos, tres y hasta cuatro seres.
Pertenecen a distintas generaciones y viajan
a través de los mares, del tiempo y de las inmensidades celestiales
para encontrarse de nuevo con nosotros.
Proceden del otro lado, del cielo.
Su aspecto es diferente, pero nuestro corazón los reconoce,
porque los ha amado en los desiertos de Egipto
iluminados por la luna y en las antiguas llanuras de Mongolia.
Con ellos hemos cabalgado en remotos ejércitos de guerreros
y convivido en las cuevas cubiertas de arena de la Antigüedad.
Estamos unidos a ellos por los vínculos de la eternidad
y nunca nos abandonarán.
Es posible que nuestra mente diga: “Yo no te conozco”.
Pero el corazón sí le conoce.
Él o ella nos agarran de la mano por primera vez
y el recuerdo de ese contacto trasciende el tiempo
y sacude cada uno de los átomos de nuestro ser.
Nos miran a los ojos y vemos a un alma gemela
a través de los siglos. El corazón nos da un vuelco.
Se nos pone la piel de gallina.
En ese momento todo lo demás pierde importancia.

Puede que no nos reconozcan a pesar de que finalmente
nos hayamos encontrado otra vez,
aunque nosotros sí sepamos quiénes son.
Sentimos el vínculo que nos une.
También intuimos las posibilidades, el futuro.
En cambio, él o ella no lo ve.
Sus temores, su intelecto y sus problemas forman un velo
que cubre los ojos de su corazón,
y no nos permite que se lo retiremos.
Sufrimos y nos lamentamos mientras
el individuo en cuestión sigue su camino.
Tal es la fragilidad del destino.
La pasión que surge del mutuo reconocimiento
supera la intensidad de cualquier erupción volcánica,
y se libera una tremenda energía.
Podemos reconocer a nuestra alma gemela de un modo inmediato.
Nos invade de repente un sentimiento de familiaridad,
sentimos que ya conocemos profundamente a esta persona,
a un nivel que rebasa los límites de la conciencia,
con una profundidad que normalmente está reservada
para los miembros más íntimos de la familia.
O incluso más profundamente.
De una forma intuitiva, sabemos qué decir
y cuál será su reacción. Sentimos una seguridad
y una confianza enormes,
que no se adquieren en días, semanas o meses.
Pero el reconocimiento se da casi siempre
de un modo lento y sutil. La conciencia se ilumina
a medida que el velo se va descorriendo.
No todo el mundo está preparado para percatarse al instante.
Hay que esperar el momento adecuado,
y la persona que se da cuenta primero
tiene que ser paciente.
Gracias a una mirada, un sueño, un recuerdo o un sentimiento
podemos llegar a reconocer a un alma gemela.
Sus manos nos rozan o sus labios nos besan,
y nuestra alma recobra vida súbitamente.
El contacto que nos despierta tal vez sea el de un hijo,
hermano, pariente o amigo íntimo.
O puede tratarse de nuestro ser amado que,
a través de los siglos;
llega a nosotros y nos besa de nuevo
para recordarnos que permaneceremos siempre juntos,
hasta la eternidad.

★ Brian Weiss

Como elegir un compañero para una relacion sana por Clarissa Pinkola.

1- Elige a alguien como si fueras ciego. Cierra los ojos y observa qué puedes sentir de esa persona, de su gentileza, su lealtad, su comprensión, su devoción, su habilidad para ocuparse de ti, su habilidad para cuidar de sí mismo como un ser independiente. En nuestra cultura nos basamos mucho en lo que vemos con nuestros ojos externos. Pero cuando miramos al objeto de nuestro amor, es mucho más importante lo que vemos con los ojos cerrados.

2- Elige a alguien que tenga la habilidad de aprender. Si hay algo que verdaderamente hace diferencia entre un amante para toda la vida y uno fugaz, es una persona que tenga la habilidad de aprender. Dice el refrán “el ignorante es poco tolerante”. Aquellos que no pueden aprender cosas nuevas, ver las cosas a la luz de lo nuevo, ser curiosos acerca del mundo y de cómo funcionan las cosas o las personas, a menudo se cierran y dicen. “No, esto tiene que ser así, de este modo” y para una relación de toda la vida es mejor estar con alguien que se abra y se cierre aprendiendo y evolucionando.

3- Elige a alguien que quiera ser como tú, fuerte y sensible a la vez. Para no confundir el significado de estas palabras, no relacionarlas con la rigidez y la fragilidad. La fuerza en el sentido en que es fuerte un árbol: pueden soplar fuertes vientos pero se sostendrá porque es flexible y se moverá para adelante y para atrás con el viento. Y en cuando a la sensibilidad, estoy hablando de ver, estar alerta a las cosas que están alrededor de uno. Algunas personas pueden necesitar una pequeña ayuda en esto, pero a menudo en algún en algún lugar profundo en su mente, o en su corazón, ya están despiertos y alerta a todas estas cosas, si bien no saben cómo articularlas. Y es por eso que el número 2 es tan importante: la habilidad para aprender. Puedes tener todas las posibilidades, todas las potencialidades del mundo para ser amable, amoroso, devoto, bueno y el mejor amante conocido del género humano pero si no puedes aprender a desarrollar ese potencial. ¡Entonces no sirve de nada!

4- Elige a alguien que cuando lo hieras, sienta dolor y te lo muestre. Y viceversa… elige a alguien que cuando te hiera, vea tu dolor y lo registre. Esto es muy importante. Hay muchos modos en que la gente muestra el dolor. A veces reclamando es una de las cosas que hacen las personas más extrovertidas. Reclaman, se vuelven locos… pero es su propia expresión de dolor. Lo peor es cuando le haces a tu compañero algo que no es amable, o que es impensado y él no muestra reacción. Como si no se permitiera a sí mismo mostrarse verdaderamente humano en tu presencia. Pasamos por muchas relaciones o unas cuantas, antes de encontrar a alguien con quien querríamos pasar nuestra vida. Sentimos las heridas en tantas relaciones que empezaban con grandes esperanzas pero que terminaban con fallas y accidentes. Por otro lado, te vas a encontrar con otro que no está intacto, que también está herido de algún modo. Como resultado de esto es que la habilidad de tu compañero de mostrar su dolor es tan importante como su habilidad para percibir tu dolor. ¡Es muy importante! Porque por naturaleza de las relaciones hay momentos de tensión en que presionamos o hicimos algo que lastimó al otro y esto no puede ser evitado completamente, pero no debe ser la misma herida una y otra vez. La gente tiene que aprender cada vez. Puede que alguien haya acumulado enojo y sufrimiento, heridas de los amantes anteriores, y haya adquirido así la habilidad de herir al nuevo amante y hasta ser desbordado por el deseo de herirlo. Entonces debe ser capaz de parar, de detenerse cuando ve el dolor en la otra persona.

5- Elige a una persona que tenga una vida interior. Trabajando, dibujando, escribiendo, a través de la meditación, la religión, algo que ame. Elige a una persona que esté en viaje y te vea como a un compañero de camino, un compañero de viaje. La habilidad para estar completamente con el otro y al mismo tiempo enteramente separado es muy importante. Las relaciones son cíclicas y hay momentos para estar muy cerca el uno del otro y otros momentos para apartarse.

6- Elige a alguien que tenga pasiones similares a las tuyas en la vida. Una relación construye una memoria. Estas memorias, lo compartido, son el “pegamento” lo que une la relación. Por el placer que es recordar buenos tiempos juntos, pero también los tiempos duros. Si no hay nada que verdaderamente disfruten juntos, es muy difícil pasar estos tiempos con el otro. Aun cuando cada uno pueda ser muy distinto del otro y hacer cosas muy diferentes, tiene que haber algo, algo tan simple como descansar juntos en la bañera o secarse juntos el pelo al sol, o dar vuelta a la manzana cada noche, o cualquier cosa de estas muy simple… sé que estarás pensando, cepillarse juntos los dientes a la mañana… Si, poco más que esto.

7- Elige a alguien que tenga valores similares En cuanto a tener hijos, al nacimiento de los niños, la familia, roles de hombres y mujeres y las ideas acerca del dinero y la religión. Tal vez todas estas cosas juntas son el ideal y no las puedas encontrar todas sobre todo al principio de la relación, pero puedes tener esto en cuenta. Elegir a alguien que tenga valores similares tiene que ver con disminuir las fricciones en la relación y estas cosas deben sintonizarse si ha verdadero compromiso. Esta sintonía debe darse también en un nivel pragmático y cuando se da en estos niveles prácticos en más fácil que pueda darse en otros niveles más sutiles.

8- Elige a alguien compasivo, a alguien que sea capaz de escuchar, a alguien que te dé tiempo. Particularmente si eres una persona impulsiva, al tener un compañero que no sea tan impulsivo como tú, eventualmente hallarás cierta lentitud que será buena para ti. También alguien que sea un poco lento, al estar con un compañero que sea bien distinto se acelerará un poco. Y podrán después de un tiempo hallar un ritmo propio de la relación. A veces las personas tienen que estar ocho o nueve años hasta tener este ritmo completamente desarrollado. Lleva tiempo construir un milagro… no un milagro porque estén juntos sino por la fuerza que hay en el centro de una relación por la profunda guía del amor.

9- Elige a alguien que se pueda reír de sí mismo. Poder hacer un chiste y reír de la situación y de sí mismo es muy importante. Pero supongamos que no tienes un compañero muy chistoso, elige a alguien que pueda parar una discusión y aprender a reírse de la situación (vuelve al punto 2, alguien que tenga habilidad para aprender)

10- Elige a alguien a quien puedas tolerarle las fallas y características. En los momentos de tensión y cansancio, las cosas que más te atraerían de un compañero, las cosas más encantadoras, serían las que después te volvería loca… Así que no pienses que podrías vivir con alguien que tiene cosas que realmente molesta a las otras personas y que para ti no son importantes porque él o ella las está haciendo y él o ella es tu amante. Hay algunas cosas que son intolerables en cualquier relación sea el matrimonio o las sociedades y los negocios. Tales como el alcoholismo, el abuso sexual, el juego, las actividades criminales, Una persona que no dice la verdad, una persona que no te puede mirar a la cara, una persona por la que no podrías dar fe, una persona que puede hacer cualquier cosa por tapar sus errores. Todo eso sería construir una relación en un terreno inseguro.

11- Ser amigos y no-solo amantes. Y no es solo que digas “si yo sé lo que eso significa, significa que me guste y que lo ame” Significa más que eso y un modo de juzgarlo es pensar. ¿Harías por tu pareja lo que estás dispuesta a hacer por tu mejor amigo? ¿Estás dispuesta a escucharlo, estás dispuesta a hablar de las cosas de las que él tiene ganas de hablar, a prestar atención a los detalles de lo que dice o tiene ganas de hacer? Esto no significa que tengan que estar cuidándose el uno al otro siempre y para siempre, pero sobre ciertas bases y en algunos detalles por cierto que deben hacerlo. Entonces cuando pienses en lo que harías por tu mejor amigo y en lo que harías por tu amante, las cosas se aclararán para ti.

12- Elije a alguien que haga tu vida más grande y no más pequeña.

Clarissa Pinkola Estés

21 consejos para sentirte mejor y mejor.

21 CONSEJOS PARA SENTIRTE MEJOR Y MEJOR…C.S.E.®

Sentirte bien es mucho más fácil con estos consejos que puedes aplicar hoy mismo

Si tienes que lidiar con el estrés diario y sientes que las preocupaciones te impiden disfrutar de tu vida lee estos 21 prácticos consejos que te ayudarán a sentirte mejor, consejos que combinan sabiduría moderna y milenaria. Aquí los tienes:

1. Acepta la realidad. No te estreses, ni te desgastes queriendo que las cosas sean diferentes de lo que ya son. Ningún pensamiento puede cambiar lo que ya ha sucedido.

2. Enfócate en tus asuntos. Según Byron Katie, hay 3 tipos de asuntos. Los míos, los tuyos y los de Dios y nos dice “Ocuparme mentalmente de tus asuntos me impide estar presente en los míos. Me separo de mí mismo y me pregunto por qué razón mi vida no funciona.” Cuando sientas estrés o soledad, pregúntate ¿En los asuntos de quién estás? Y vuelve a los tuyos.

3. Reinterpreta lo que vives. “Si te afliges por alguna causa externa, no es ella lo que te importuna, sino el juicio que tú haces de ella. Y borrar este juicio, de ti depende.” Marco Aurelio. Por ello busca lo bueno en todo lo que vives. Si tienes que escoger entre una interpretación negativa o una positiva, ¿Por qué escoger la negativa?.

4. Suelta las expectativas. Haz lo mejor que puedes y suelta los resultados ya que no están bajo tu control. Cuando no tienes apego al resultado de las situaciones que vives o de las acciones que realizas entonces eres libre.

5. Vive el presente. “Soy yo, no los acontecimientos, los que tienen el poder de hacerme feliz o infeliz hoy. Puedo elegir cuál será. El ayer está muerto, el mañana no ha llegado aún. Tengo solo un día, hoy, y seré feliz en él” (Groucho Marx).

6. Si crees que tienes muchas cosas por hacer. Recuerda que en realidad solo puedes hacer una a la vez, así que concéntrate en la tarea que tienes delante y olvídate de la lista. Repetirte mentalmente todo lo que tienes que hacer no te ayudará a avanzar más y te hará sentir agobiado.

7. Disfruta de tu propia compañía. Porque es la única compañía con la que siempre contarás.

8. Deja de buscar la aprobación de los demás. Ya que eso te lleva a vivir en función a las expectativas ajenas, transformándote como un camaleón y aceptando cosas que no deseas, y esto no se siente bien.

9. Deja de querer controlar la vida y el futuro porque no están bajo tu control. Como bien decía John Lenon “La vida es lo que sucede mientras estamos demasiado ocupados haciendo planes”.

10. Confía en la vida y en que lo que sucede siempre es lo mejor para ti. “Todo ocurre para mí en lugar de ocurrirme a mí” Byron Katie.

11. Acepta tus emociones, piérdeles el miedo, siéntelas. Es simplemente energía que recorre tu cuerpo. Cuando sientas una emoción, obsérvala ¿Donde la sientes? ¿En el estómago, en la garganta, en el pecho? ¿Es fría, caliente? ¿Es como un nudo, como una contracción? Cuando le prestas atención y dejas de luchar en contra de ellas verás como esa sensación corporal se disipa y te sientes mejor.

12. Haz hoy algo amable por otra persona sin que nadie lo note. Pruébalo y verás que te hace sentir bien.

13. Deja de juzgar y criticar a otros. “Si juzgas a la gente, no tienes tiempo para amarla” Madre Teresa de Calcuta. Y amarla te hará sentir mejor…

14. Perdona, hazlo por ti… “Perdonar es liberar a un prisionero y descubrir que el prisionero eras tú” Lewis B. Smedes.

15. Acepta la muerte como parte de la vida. La muerte es uno de nuestros grandes temores y vivimos con miedo, queriendo controlarla y evitarla a toda costa y esta preocupación nos impide disfrutar la vida que tenemos ahora. “Recibid la muerte con alegría, como una de las cosas que quiere la naturaleza.” Marco Aurelio.

16. Se tú mismo. No te compares con los demás. Ni para sobreestimarte porque te separa de la gente ni para subestimarte porque te harás sentir mal. Ninguna persona tiene más valor que otra.

17. Date las cosas y atenciones que esperas que las otras personas te den a ti. Así, ¡te asegurarás de recibirlas!.

18. Deja de buscar seguridad en lo externo ya que es una fuente segura de estrés. Lo externo cambia constantemente y escapa de nuestro control. Busca tu paz dentro de ti ya que no puedes controlar lo que pasa a tu alrededor pero sí como te sientes al respecto. “La verdadera felicidad es siempre independiente de las condiciones externas.” Epícteto.

19. Suelta los resentimientos. Creemos que los demás se merecen nuestro malestar y enojo pero, ¿cómo te hace sentir a ti estar molesto o resentido? ¿a quién castigas realmente con esto? ¡A ti! Como dice Larry Crane “Es como tomarse un veneno y esperar que la otra persona muera”.

20. Ama sin condiciones, aunque no seas retribuido. Porque el único amor que puedes sentir es el que está dentro de ti no el que sienten los demás… Así que deja de enfocarte en ser querido y enfócate en simplemente querer.

21. Aprecia y agradece lo que tienes ahora en lugar de fijarte en lo que “crees” que te falta. “Un hombre sabio es aquel que no se lamenta por las cosas que no tiene, sino que se regocija por las que sí” Epícteto…

El perro maestro.

Para mi era mortificante escuchar ladrar el mismo perro todos los santos días. Me sorprendía, además, que ninguno de los vecinos reaccionara tal como si esos ladridos solamente me molestaran a mí impidiendo que pudiera concentrarme en mis tareas. La dueña, pude saber, atendía el comercio de la esquina donde el perro siempre estaba corriendo a los autos.
Una mañana fuí y discutí con ella; el perro, además, había roto varias bolsas de basura. Pero no hubo caso y cada vez que pasaba por la esquina miraba al perro con ganas de comérmelo mientras él seguía en la suya, corriendo los autos y ladrando. Y así día tras día. Pensé en hacer un reclamo en la municipalidad, pero después me deje ¿es necesario llegar a esto?.
Entonces tuve un momento de lucidez y me pregunté ¿que estaba representando ese perro en mi vida?. Me di cuenta de que, del mismo modo, había en mi mente ciertos pensamientos tan mortificantes como los ladridos de ese perro. A la luz, de ese nuevo entendimiento, el perro sólo estaba reflejándome una situación mental. Tan pronto me di cuenta de esto, ¡oh, milagro!, el perro dejó de ladrar o mejor dicho: dejó de llamar mi atención.
Ahora había volcado la atención sobre mi mundo interno para ver por qué estaban presentes estos pensamientos irritantes: “¡Qué están haciendo!”, “¡no vas a poder, dejá de perder tiempo!”.
La vieja mentalidad se resistía a una nueva instancia en mi vida y ladraba.
El perro seguía en la esquina pero ya no me molestaba o yo no le prestaba atención. Y ya cuando toda esta situación había pasado, sucedió algo hermoso.
Una tarde crucé al kiosco a comprar un chocolate y lo encontré sentado. Nunca me había detenido a verlo de cerca. Me miró indefenso y me dio tristeza saber que le faltaba un ojo. Se acercó a mi pierna y lo acaricié.
Quise pedirle perdón por haberlo odiado más de una vez. A veces, cuando salgo de mi casa lo busco con la mirada para ver si anda por ahí. Para mí he dejado de ser un perro cualquiera. Es un perro al que le estoy sumamente agradecido. Un nuevo maestro que encontré en la esquina de mi casa.

El amor digno.

EL AMOR DIGNO.

Normalmente, o casi siempre, del enamoramiento se pasa a las relaciones disfuncionales. Excepcionalmente uno conoce parejas que hayan trasmutado la energía del enamoramiento a la del amor digno. 

Componentes del amor digno o amor completo: 
-La intimidad emocional es: confianza, vínculo, amistad, respeto, complicidad, alianza, acercamiento y autorrevelación (exposición del ser íntimo).
– La pasión: es el deseo de unión física con el otro, erotismo, atracción química.
– Compromiso: es la decisión de amar con responsabilidad, y la disciplina para “trabajar” el amor.
En el amor digno no hay tolerancia, hay aceptación. La tolerancia convierte a quien la ejerce en superior al otro: “SOY EL QUE TOLERA”. Las relaciones fundamentadas en el amor digno son horizontales. No hay “jerarquías”, no hay sumisión, no hay víctimas, ni victimarios. El que tolera y no acepta se convierte en victimario.

El “alboroto químico” que produce el enamoramiento se extingue en poco tiempo. Cuando las relaciones nacen sólo por la atracción y la alucinación del enamoramiento y no con cimiento en la semejanza estas se trasforman en adictivas e insanas.
El enamoramiento “es delicioso” y fugaz, pero trastorna la mente y el espíritu. 
Para amar dignamente hay que elegir “en frío”, buscando semejanzas y saltándose el tramposo enamoramiento.
Amor maduro = Amor elegido = Amor digno
En el amor digno se elige para compartir y no para llenar carencias.
Para amar hay que estar “completo”.

La secuela de no realizar el análisis de lo vivido es el de repetir, una y otra vez, las relaciones dañinas.
Una buena relación de pareja se construye y uno de los materiales indispensables lo constituyen las experiencias vividas y las lecciones aprendidas.
Somos facilistas, no nos gusta esforzarnos. La “felicidad” en pareja se trabaja, se elabora detalladamente, y no con oraciones. El amor también se “suda”.
Balance energético del amor digno: 5% de inspiración y 95% de transpiración.

Conviértete en amor digno elegible, hazte amable. 
¡El trabajo hecho a gusto no cansa jamás¡.
“Amate a ti mismo”, potencia y fortalece tu autoestima: valórate, apréciate, consiéntete. 
Haz que te prefieran por estar “afectivamente completo”, porque no eres media naranja de nadie, porque no eres complemento de nadie y porque estás “hecho”.
Cuando te señalen para amarte elige libremente compartir.
No tienes la obligación de amar e igualmente nadie tiene la obligación de amarte, pero en una relación activa de amor digno la reciprocidad es fundamental: amas para que te amen.
Si se va el amor se extingue la relación y aún así quedas completo: se va una vivencia, una historia, pero Tú quedas intacto, con tus habilidades emocionales y tu conciencia.

Via: Fernando Rosero

Las cuatro sendas del Chaman.

Las sociedades chamánicas basan el poder de su «medicina» en la energía de cuatro arquetipos universales:

EL GUERRERO, EL SANADOR, EL VIDENTE Y EL MAESTRO. 

Si el curandero de una tribu es capaz de sanar a los enfermos, es porque ha destilado e integrado en su ser la sabiduría ancestral de estas cuatro imágenes mitológicas.
Hace unos años la antropóloga californiana Ángeles Arrien expuso este conocimiento en Las cuatro sendas del chamán (Ed. Gaia). En este libro sugería que cada uno de nosotros puede recuperar el equilibrio interno, y la armonía con el entorno, a través del desarrollo de estos arquetipos.

Hoy son numerosos los psicoterapeutas, como Charles Tart, Stanislav Grof o Liz Greene, que han incorporado a sus terapias técnicas chamánicas para inducir estados alterados de conciencia que despiertan en el paciente su propio poder sanador. También Ángeles Arrien propone utilizar las herramientas de poder de las culturas aborígenes para recorrer con ellas las diferentes vías del chamán, e integrar así en nuestras vidas la energía curativa de sus mitos. El camino lleva primero a reconocer sin ambages los aspectos sombríos de cada arquetipo. Es decir, qué actitudes relacionadas con esta figura mitológica nos ponen en dificultades continuas reclamando de ese modo más luz y espacio en nuestras acciones cotidianas. Y es que, al descuidar los aspectos luminosos propios del guerrero, el vidente, el sanador o el maestro, abrimos sin darnos cuenta una puerta a la enfermedad, depresión, soledad o autoabandono. Y, al contrario, al desarrollarlos logramos salud, sabiduría y entusiasmo por la existencia. Cada uno de nosotros puede identificarse más con uno o dos de estos arquetipos. Pero lo idóneo es que integremos las cualidades positivas de los cuatro para alcanzar la totalidad de nuestra esencia como seres humanos. A través del guerrero obtenemos los recursos del poder, la comunicación y el liderazgo; mediante el sanador nos vemos capaces de prestar atención a lo que tiene corazón; el vidente nos ayuda a percibir y decir la verdad en todo momento sin sentimientos de culpa; y, por último, el maestro nos enseña a desapegarnos, con sentido del humor, flexibilidad y objetividad, de situaciones, personas o cosas que nos hacen infelices. 

EL GUERRERO: coraje y poder

El guerrero es un brujo, un explorador y aventurero, líder o protector que invoca la fuerza interior para estar presente ante cualquier dificultad y actuar como guía.

Cuando no se ha desarrollado acostumbra a llamar nuestra atención haciéndonos caer en discusiones, conflictos y actitudes rebeldes frente a representantes de la autoridad, padres, jefes, el director del banco, el conductor del autobús, etc. O utiliza sus dotes de mando de forma abusiva y en beneficio personal. En el polo opuesto puede inhibirse, y entonces la persona prefiere ocultar sus talentos y actuar en la sombra para no asumir la responsabilidad, pero proyecta su necesidad de liderazgo en otros individuos a los que idealiza primero para luego, cuando no actúan como él espera, criticarles y competir con ellos. Estas actitudes negativas revelan una falta total de autoestima. 

PASOS PARA RECORRER LA SENDA DEL GUERRERO

** Desarrollar la capacidad de honrar y respetar las propias habilidades así como las de los demás, y las de todas las cosas creadas, sin hacer comparaciones y desde diferentes perspectivas.

** Comunicarse de forma equilibrada: decir sinceramente lo que se piensa y hacer lo que se dice. Cumplir los acuerdos y palabras dadas. Y aprender a dar un «sí» o un «no» cuando sea apropiado para los propios fines.

** Demostrar responsabilidad por cada acto. Por lo que se hace o por lo que se deja de hacer. Y encarar la vida con un ritmo de disciplina constante y a la vez flexible.

** Alcanzar los tres tipos de poder universal. Los pasos anteriores llevan directamente a detentar el poder de la presencia, por el que la persona llega a mostrarse en cada instante con sus cuatro inteligencias –mental, emocional, espiritual y física– y emanar así un carisma que atrae a los demás; el poder de la comunicación que permite elegir de forma acertada las palabras, tono de voz, lenguaje no verbal, contenido y momento para expresarse; y el poder de la posición, que significa defender sin miedo una postura e informar a los demás por qué lo hace y de que actúa así por propia voluntad.

ACTOS DE PODER PARA DAR LUZ AL GUERRERO INTERIOR

Meditación: quince minutos al día al aire libre o ante una ventana. De pie, con la cabeza erguida, brazo izquierdo caído y derecho sobre el pecho, ojos fijos en un punto, pies separados a la distancia de los hombros. Hay que concentrarse en la sensación de estar arraigados en la tierra y en que ello posibilita el valernos por nosotros mismos, así como establecer límites y movernos en la vida desde la autoestima y el respeto por nuestros propios recursos.

Instrumento musical: maracas. Su sonido, imitación del de la lluvia, crea un estado alterado de conciencia idóneo para la purificación y sanación del alma.

Danzar es el acto de poder que más desarrolla este arquetipo y por ello ha sido utilizado por todas las culturas aborígenes. Según el tipo de ritmo elegido –fluido, entrecortado, lírico, sereno, caótico– el danzante adquiere gracia, refinamiento, alegría, paz o una vía para dar rienda suelta a su creatividad.

Animales de poder: conectar a diario con la naturaleza del águila o los pájaros dota al al guerrero del valor necesario para enfrentar los desafíos que la vida le depara. 

EL SANADOR: gratitud y corazón

El sanador abre sus brazos al amor y a la gratitud. También muestra aceptación de las habilidades propias o ajenas. Y siempre tiene palabras amables, de aliento y de reconocimiento para el talento, carácter o apariencia externa de los otros.

El modo en que este arquetipo reclama atención a través de aspectos sombríos es el descuido de la salud y bienestar personal. Cuando no escuchamos al sanador interno caemos en hábitos contrarios a la vitalidad, generalmente adicciones que abren la puerta a la enfermedad y el malestar.

Existen cuatro adicciones básicas que engloban todas las demás. Adicción a la intensidad, que fomenta hábitos destructivos para sustituir la sensación de aburrimiento por la de estar vivos. Adicción a la perfección, que vuelve a las personas rígidas e intolerantes con los errores propios o ajenos. Adicción a la necesidad de saber y controlar todo compulsivamente, que convierte al individuo en alguien desconfiado y arrogante. Y adicción a lo que no funciona, que se muestra en una tendencia a exagerar las experiencias negativas y aferrarse a ellas. 

PASOS PARA RECORRER LA SENDA DEL SANADOR

** Poner el corazón en los quehaceres cotidianos. Una fórmula para saber si lo estamos consiguiendo es preguntarse: ¿cómo tengo el corazón, pleno, abierto, claro o y fuerte?, o ¿a medias, cerrado, confuso y débil? Si no nos sentimos con fuerza es porque nos falta coraje para ser auténticos.

** Experimentar los seis tipos de amor universal: entre compañeros y amantes; entre padres e hijos; entre colegas y amigos; entre maestro y estudiante; terapeuta y cliente; amor a uno mismo y amor universal o espiritual.

** Visión equilibrada: sentir estas formas de amor prepara a la persona para comprender que la sanación requiere actitudes como recordar lo que hemos olvidado sobre la conexión de las cosas vivientes y no vivientes; abrazar lo que más tememos; abrir lo que está cerrado y ablandar lo duro; experimentar lo divino; creatividad, pasión y amor; aprender a confiar en la vida y mantener un equilibrio entre el dar y el recibir.

ACTOS DE PODER PARA DAR LUZ AL SANADOR INTERIOR

Meditación: dedicar entre cinco y diez minutos diarios a la técnica del «acunamiento». Tumbado y con las manos sobre el corazón, izquierda encima de la derecha, hay que reconocer los propios talentos, el amor que se ha dado o recibido, y concentrarse en el propósito de desarrollar la autoestima.

Instrumento musical: tocar el tambor. Su sonido imita los latidos del corazón y facilita su purificación. También ayuda a entrar en un estado de conciencia favorable para buscar guía espiritual.

Practicar los ocho principios sanadores universales: llevar una dieta equilibrada; realizar ejercicio físico; reservar tiempo para divertirse; escuchar música; recitar cantos y contar historias que transmitan valores éticos; sentir amor y contacto físico con otras personas; desarrollo de intereses, aficiones y proyectos creativos; pasar tiempo en la naturaleza; y cultivar la fe en lo sobrenatural.

Animales de poder: los sanadores están vinculados en general a los cuadrúpedos, renos, ciervos, caballos, vacas… Pero además han de estar en íntima conexión con la naturaleza y los árboles. Por ejemplo, cada primavera, algunos pueblos aborígenes ofrecen sus cicatrices y heridas, físicas o del alma, a un árbol para que las sane. Y hacen la promesa de no volver a hablar de ellas. 

EL VIDENTE: sinceridad y libertad

El vidente es el que dice la verdad. Su vía nos invita a ser quienes somos continuamente, por lo que nos recuerda de mil modos el sueño que deseamos realizar en esta vida.

Cuando no le prestamos atención, su forma de reclamar luz y cuidados es sobre todo inventar un falso yo sólo para cubrir las expectativas ajenas. La persona abandona entonces su auténtico yo y suele hacerlo por tres motivos: por amor a otra persona; obtener la aprobación de alguien; o mantener la paz que cree haber conseguido. Cae así en una trampa que en realidad le vuelve débil de corazón e incapaz de decir la verdad.

La otra artimaña sutil que este arquetipo utiliza es hacernos ver como ciertas las proyecciones de nuestros propios defectos o anhelos. Los espejos y cristales, que lucen cosidos a los trajes de los chamanes en algunas ceremonias, recuerdan este artificio de la mente por el que proyectamos en otras personas partes de nosotros que pueden ser positivas o desafiantes. Cualidades que nos gustaría tener y envidiamos pero desconfiamos poder alcanzar, o los defectos que más detestamos y tememos reconocer en nosotros mismos. Sólo cuando la proyección se cae y conseguimos ver a la persona tal y como es en realidad, podemos darnos cuenta de esas partes ocultas de nuestro ser y traerlas de nuevo a casa. Entonces suele despertarse en nosotros una compasión sanadora que nos permite colocarnos en el lugar del otro y enjuiciar la realidad con la objetividad del vidente.

PASOS PARA RECORRER LA SENDA DEL VIDENTE

** Desenmascarar las proyecciones: sólo así nos sentiremos libres para expresarnos tal y como somos, incluso para recuperar nuestros sueños infantiles y hacerlos realidad.

** Evitar la negación y la indulgencia: negamos a las personas y situaciones cuando no somos capaces de aceptarlas como son. Y nos volvemos indulgentes cuando, llevados por el miedo, no enfrentamos los conflictos si ello significa alterar nuestra paz.

** Liberar la creatividad: cuando estamos en conexión con nuestra autenticidad y dejamos a un lado ideas preconcebidas sobre lo que está bien y lo que está mal, el campo de la creatividad ilimitada siempre está disponible para que hagamos uso de él.

** Decir la verdad: «hablar con la lengua del espíritu», como dicen algunos indios americanos, significa ser capaz de expresar lo que se siente sin culpabilidad.

** Lograr las cuatro formas universales de visión: intuición para entender las voces interiores; visión externa que analiza con objetividad la realidad; visión interna que proporciona información a través del sueño e imágenes en estado de trance, y la visión holística que nos aporta un conocimiento completo de cada situación.

ACTOS DE PODER PARA DAR LUZ AL VIDENTE INTERIOR

Meditación: en movimiento. Caminar, correr, cocinar, nadar, incluso pasar la aspiradora, cualquier acción puede funcionar para obtener la solución creativa de problemas. También la plegaria puede procurarnos la ayuda de otros seres, o ayudarnos a recuperar nuestro propósito existencial.

Instrumento musical: campanas. Utilizadas tradicionalmente para convocar a la gente a los templos y asociadas por tanto a la espiritualidad, nos recuerdan nuestros sueños y nos conectan con nuestro ser esencial.

Cantar las canciones que nos hicieron felices en la infancia, o recitar mantras con vibraciones que atraen la fuerza vital, como el Om budista, e incluso entonar sonidos inarticulados, posibilita al vidente recordar su proyecto existencial.

Llevar un diario de sueños potencia la capacidad de tener premoniciones o resolver problemas de forma intuitiva.

Animales de poder: serpientes, lagartijas, salamandras y, en general, los animales que se arrastran, pues la soledad y el silencio de los lugares desérticos donde habitan son muy propicios para despertar la visión interior.

EL MAESTRO: claridad y fe

El maestro enseña a confiar y comprender la necesidad del desapego, y está abierto a cualquier resultado de sus acciones sin inquietarse ante un posible éxito o fracaso.

Su forma de reclamar la atención a través de los aspectos sombríos es manifestar pautas de censura y control que llevan a la persona a mantener comportamientos rígidos, y juicios excesivamente subjetivos basados en el miedo y anclados en la falta de confianza. También se muestra mediante la confusión e ignorancia. Ambas son el lado oscuro de la claridad. Cuando estamos atrapados en ellas actuamos y opinamos bruscamente de manera inapropiada e inconscientes del contexto en el que lo hacemos. Otra fórmula a través de la cual el maestro expresa su necesidad de desarrollo son los apegos exagerados. Al aferrarnos demasiado a situaciones, relaciones o cosas, tendemos a controlar más que a confiar y perdemos objetividad. La sabiduría consiste en adaptarse a cada circunstancia con ligereza.

PASOS PARA RECORRER LA SENDA DEL MAESTRO

** Practicar la confianza: aprender a sentirse cómodos en la incertidumbre y la ignorancia de qué ocurrirá en el futuro o mañana mismo. Con el fin de integrar esta enseñanza los maestros utilizan trampas para sorprender a sus discípulos en situaciones inesperadas que les despiertan de sus rutinas y les permiten ver sus apegos.

** No aferrarnos: hay que ser capaz de no engancharse en una situación conflictiva y mantener el sentido del humor. Cuando no nos vemos arrastrados y podemos mantener nuestra objetividad y capacidad de reírnos, eso demuestra que las cosas no nos importan tanto. Hay que recordar también que cualquier perdida, material o afectiva, nos hace más humildes y nos enseña algo más sobre la aceptación y el desapego.

** Celebrar rituales: hacer ceremonias presididas por una intención sagrada honra los cambios de la vida y ayuda, en momentos de transición, a liberarnos del apego o del sentimiento de pérdida; de paso facilita el que todo vuelva a encajar en su sitio.

ACTOS DE PODER PARA DAR LUZ AL MAESTRO INTERIOR

Meditación: sentada, en la postura del loto, en una silla, o de rodillas. Mantenerse así, con los ojos cerrados y manos sobre las rodillas, quince minutos al día para acceder a la quietud y al silencio. Este tipo de meditación enseña a esperar, escuchar y observar los mensajes del maestro interior.

Instrumento musical: palos y huesos. Chasquearlos representa el compromiso de romper con pautas y actitudes dañinas, sean familiares o culturales.

Invocar los espíritus de los antepasados: las tradiciones chamánicas creen que las almas de nuestros ancestros nos acompañan y que podemos solicitar su ayuda mediante la danza o el sonido del tambor.

Guardar silencio: las experiencias transpersonales se presentan con más facilidad en momentos de silencio y soledad, y a ser posible en medio de la naturaleza.

Animales de poder: las criaturas que viven en océanos y ríos son propias del maestro. No en vano el agua es venerada por los chamanes como agente de purificación y modelo de flexibilidad.

-Angeles Arrien
Jakurri.

Consejos de las 13 abuelas para la paz en el mundo.

Respetar y cuidar a la madre tierra para vivir sin romper el equilibrio del planeta. Sentimiento de unidad con la tierra y el cosmos: Padre Cielo, Madre tierra.

Conectar con la fuerza más pura del ser humano que es el amor incondicional. “Amaros los unos a los otros” – Sistema basado en la reciprocidad. 

Honrar y confiar en el mundo de los espíritus de los ancestros. Recordar a los antepasados con amor. Sanarse a si mismo para sanar a nuestros ancestros y no repetir sus mismos errores a través de generaciones.

Volver a nuestro Espíritu Interno y al Espíritu de todas las cosas para encontrar la verdad dentro de nosotros. Tener el valor de mirar dentro de uno mismo y fuera de uno mismoTrabajar la ira sin volcarla en los demás. 

Escuchar el silencio, las respuestas siempre acaban llegandoLiberarse de las adicciones y de los juicios sociales eligiendo ser una persona productiva. 

Respetar a los ancianos, a la familia, a los niños, a todo ser vivo. 

Cuidarse durante el embarazo porque el stress y el malestar repercute en el bebé. 

Enseñar a los niños a reverenciar la vida y ser buenas personas. 

Respetar nuestro cuerpo y nuestra sexualidad como algo sagrado y fuente de vida. 

Tomar conciencia de que la única persona que puede darnos todo lo que necesitamos en una relación somos nosotros mismos. 

Aceptarnos a nosotros y a los demás tal y como somos. 

Creer en los poderes sanadores de las plantasIntegrar la medicina tradicional y la indígena para sanar también el alma y no solo parte del cuerpo. 

Acabar con la insatisfacción de una vida vacía y sin sentido. 

Recordar que la competitividad insana destruye al individuo, así como la violencia y la avaricia. 

Perdonar para preservar la salud y vivir en paz. Aceptar y perdonar el pasado para vivir el presente y mejorar el futuro. 

Obtener fuerza física, mental, emocional y espiritual para cambiar y vivir en paz y en armonía

Juan, el loco de las flores.

Cuenta una historia que en la Tierra hubo un hombre que vivió de manera rutinaria y murió lejos de los aplausos y los reconocimientos públicos, sin embargo ayudó a que millones y millones de personas pudiesen vivir en paz.

No se sabe cuál era su apellido. Se lo conoció como “Juan, el loco de las flores”. Hay quienes afirman que era hijo único y quedó huérfano desde muy joven. Dicen que eso fue lo que le imprimió a su mirada una profunda melancolía, que daba a sus grandes ojos marrones un tinte muy especial.

Se desempeñó como empleado del Estado. Su tarea era rutinaria, asfixiante en algunos casos. Día tras día atendía largas colas de quejas que parecían calcadas. Soportar una carga vibracional tan densa era un tortuoso ritual deshumanizante. Sin embargo, Juan sabía que al menos de ese modo podía pagar sus cuentas a fin de mes, y eso lo animaba a juntar coraje para levantarse de la cama y regresar al trabajo cada mañana.

Muchas veces se preguntaba cuál era el sentido de su vida, ya que todo parecía transcurrir dentro de un círculo que conducía a más y más de lo mismo, sin embargo no encontraba la respuesta. Su barrio era gris, lleno de smog e incesante ruido. Vivir en la zona céntrica de una enorme ciudad tenía sus beneficios a la hora de transportarse, pero restaba calidad de vida. Casi no cruzaba palabras con sus vecinos, porque todos estaban apurados corriendo detrás de sus deseos.

Entre tantos edificios modernos, su modesta casa parecía aún más pequeña. Por su estilo antiguo, era como si en ese punto de la gran urbe, el último recuerdo de lo que en su tiempo fue un pintoresco barrio se resistiese a morir aplastado por la alocada indiferencia de la modernidad.

Juan tenía una pasión: amaba las flores. No sabía bien por qué, pero sentía que ellas eran la razón de su existencia. Nunca antes se vio a un hombre que tuviese tanta gracia y delicadeza a la hora de cuidar las plantas. Su jardín era único, especial. Todo lo que allí había parecía brillar. Si alguien tuviese que ejemplificar cómo sería el paraíso, sin dudas mostraría ese jardín. Era la belleza natural llevada a su máxima expresión. Parecía un verdadero cuadro viviente, en donde el color, la armonía y los aromas se daban cita para danzar en unidad. Verlo inspiraba vida. Sin embargo nadie tenía tiempo para presarle atención, pues quienes por allí pasaban iban envueltos en interminables pensamientos que los hacían moverse de manera mecanizada.

Si no fuese porque tenía que afrontar sus compromisos mensuales, Juan nunca se hubiese separado de sus flores. Cada día, al subir al colectivo que lo llevaba a su trabajo, se sentía morir. Su cuerpo se encorvaba. Caminaba como quien se arrastra. Internamente se resistía a ir cada día a escuchar las protestas de aquellos que de paso aprovechaban y descargaban sus frustraciones cotidianas con la excusa de un mal servicio prestado. Sólo lo salvaba el vívido recuerdo de sus resplandecientes flores.

A medida que sus oídos se abarrotaban de quejas, Juan miraba con insistencia su reloj. Contaba cada segundo. No veía la hora de regresar a su jardín. Necesitaba volver a respirar, necesitaba sentirse vivo. En la oficina sus compañeros de trabajo se burlaban de su manera extraña de comportarse, ya que medio minuto antes de que finalizara la jornada, siempre estaba con el abrigo en la mano esperando para marcar la tarjeta que acreditara su labor.

Ni bien ponía un pie en la calle, su cuerpo se erguía, sus músculos se tonificaban y su andar cobraba un vigor nunca visto. Ni el mejor ilusionista hubiese podido hacer semejante transformación. Se lo podía sentir. Era otro hombre, incluso sonreía. Su enérgica actitud despertó sospechas entre sus compañeros de trabajo, al punto de que un día decidieron seguirlo a ver a dónde iba, ya que no podían creer su comportamiento tan extraño.

“¿Debe ir a ver a su amada?” dijo uno con sorna, sabiendo que era un hombre al que le costaba relacionarse. Tamaña sorpresa se llevaron al ver que apareció rápidamente en su jardín -que daba a la calle-, con un mameluco marrón. Como quien llega a un lugar sagrado, muy lentamente se descalzó e inclinó ante a sus flores y una a una las besó. Luego les contó cuánto las había extrañado y comenzó a cantarles, mientras las acariciaba con dulzura. Esos minutos fueron suficientes para que de ahí en más, Juan fuese llamado “el loco de las flores”.

Su vida transcurrió así, envuelta en la rutina para pagar sus deudas y renaciendo cada vez que su día laboral finalizaba. A los ojos de muchos, su paso por el mundo fue intrascendente. Cualquiera podría afirmar que, de haberla tenido, Juan no cumplió con su misión de vida, ya que -en apariencia- no había hecho nada significativo.

Al día siguiente de su muerte, en las los altos estamentos políticos de su ciudad hubo una reunión secreta para determinar si el país iba a la guerra. En medio de muchas discusiones, el presidente pidió que hicieran un receso, pues necesitaba aclarar su mente antes de tomar la decisión final.

Sin que los demás lo supieran, pidió a su chofer que lo llevara a dar un paseo en su coche blindado. Necesitaba reflexionar en soldad. Quiso el destino que en su recorrido el mandatario pasara frente al jardín de Juan. Como quien queda presa de un hechizo, el presidente no pudo quitar la vista de las flores. En una fracción de segundos, al contemplar tanta belleza y armonía tomó conciencia de que la guerra no era la decisión correcta, pues sólo traería más caos y destrucción.

Cuenta la crónica de ese entonces que por asumir una posición no bélica, el presidente recibió el premio nobel de la paz, y su nombre salió en los medios de todo el mundo. Fue el dueño de todos los aplausos y reconocimientos.

Lo que nunca nadie supo fue que el verdadero gestor de la paz fue Juan, quien gracias a su profundo amor por las flores salvó la vida de millones y millones de personas, que de otro modo hubiesen perecido en la guerra.

Centrado en su corazón y desoyendo toda burla, Juan hizo posible que un pedazo de cielo tocara la Tierra. El no recibió distinción alguna ni tampoco cosechó aplausos. Amó las flores y honró la vida. Sin saberlo, cumplió con su misión. Fue uno de los tantos y tantos héroes anónimos que a diario ayudan a co-crear un mundo lleno de paz y armonía.

Nuestra vida a veces es un poco así, como la de Juan, parece no tener sentido. Sin embargo, si escuchamos la voz de nuestro corazón, por más que no lo parezca, de un modo u otro siempre estaremos haciendo nuestra tarea.

No bajes tus brazos. Seguí confiando. Vos también sos Juan.

Julio Andres Pagano

Las 11 diferencias entre las mujeres inmaduras y las mujeres maduras.

1. Las mujeres inmaduras quieren controlar al hombre en sus vidas. Las mujeres maduras, saben que si el hombre es realmente suyo, no hay necesidad de control.

2. Las mujeres inmaduras te gritan porque no las llamas. Las mujeres maduras están demasiado ocupadas y sólo se limitan a decirles con poemas y mensajes dulces que la recuerdes.

3. Las mujeres inmaduras monopolizan el tiempo de su hombre. Las mujeres maduras se dan cuenta de que un poco de espacio, hace del tiempo juntos algo mas especial.

4. Las mujeres inmaduras no perdonan y se castigan y castigan por el rencor, en cambio, las mujeres maduras perdonan, ofrecen su hombro y un pañuelo.

5. Las mujeres inmaduras tienen miedo de estar solas. Las mujeres maduras lo utilizan como tiempo para su crecimiento personal.

6. Las mujeres inmaduras ignoran a los buenos hombres. Las mujeres maduras ignoran a los malos.

7. Las mujeres inmaduras lastimadas por un hombre, hacen que todos los hombres paguen por eso. Las mujeres maduras saben que fue sólo un hombre y nada mas.

8. Las mujeres inmaduras se enamoran y persiguen sin descanso. Las mujeres maduras saben que algunas veces el que tu amas, te amará y si no, continúan su camino sin rencor.

9. Las mujeres inmaduras te hacen que vuelvas a casa. Las mujeres maduras hacen que quieras siempre volver a casa.

10. Las mujeres inmaduras dejan su agenda abierta y esperan a que su hombre hable para hacer planes. Las mujeres maduras hacen sus planes y cariñosa mente notifican a los hombres para que ellos se integren como mejor les convenga.

11. Las mujeres inmaduras leerán esto y harán una mueca. Las mujeres maduras lo compartirán.
De: Sexología