Para un amigo en crisis

PARA UN AMIGO EN CRISIS

Amigo, no sé cómo ayudarte. No sé cómo quitarte el dolor.

No sé cómo eliminar tu dolor de corazón, tu miedo,

tu tristeza, los anhelos que arden en lo más profundo.

He conocido a estos visitantes.

Nunca he encontrado una manera de aniquilarlos en mí mismo.

Estoy tan roto y tan perdido como tú.

Mis respuestas también se han desmoronado.

Sí, conozco el anhelo y la soledad de la que hablas.

Huí de mi dolor durante años.

Intenté cada solución, cada solución, cada adicción.

Traté de beber mi soledad, eliminarla, comerla, meditarla.

Traté de rodearme de personas para distraerme, me volví adicta

a las personas y aún la soledad me perseguía.

Traté de hipnotizarme con religión, espiritualidad,

dogma, creencia y falsa esperanza.

Hubo momentos en que estuve cerca del suicidio;

a veces esa parecía ser la única respuesta.

Traté de eliminar mi soledad, ignorarla,

enterrarme en el trabajo y la actividad inútil.

“Solo sigue moviéndote”, me rogué. “No te detengas”.

La soledad golpeó la puerta en medio de la noche.

La escuché llorar en mis sueños y pesadillas.

Corrí hasta que mis pies estaban ensangrentados y en carne viva.

Corrí hasta que no pude correr más.

Y luego, la vida me obligó a parar.

Por enfermedad, por agotamiento, por el puro dolor de correr.

Fue solo cuando paré … que la verdadera curación podía comenzar.

Me volví hacia mi soledad y dejé que me llenara.

Pensé que iba a morir, pero en el corazón de la soledad

solo encontré el amor, más vida y más luz.

Y una conexión más profunda con lo Divino.

Y una compasión casi insoportable por mis hermanos y hermanas.

La “oscuridad” dentro de mí solo había sido un niño perdido,

anhelando amor.

Ella estaba sola para mí.

Ella había estado esperando.

Fue una hermosa reunión.

Ahora, la soledad y yo vivimos juntos, como Uno.

Respiramos juntos Caminamos juntos por los prados.

Siéntate bajo el cielo y ríe y llora.

He encontrado mi amor en la oscuridad.

Ahora, amigo, me siento contigo.

Todavía. Presente. Aquí.

Veo tu miedo, tu exquisito quebrantamiento, tu corazón anhelante,

y me inclino ante estos regalos, estas fortalezas tuyas.

Confío en tu habilidad para conocerte a ti mismo.

He perdido todo interés en arreglarte.

No sé cómo ayudarte.

Pero tu “impotencia” es ¡un fuego de curación!

No puedo arreglarte, no. Pero puedo amarte tanto

como me amo a mí mismo

que es mucho.

JEFF FOSTER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s