Sobre el abuso y la espiritualidad

SOBRE EL ABUSO Y LA “ESPIRITUALIDAD”

“Lo atrajiste porque lo deseaste”. “Si crees que hay un problema con las palabras o acciones de otra persona, tú eres el confundido”. “Todo es solo tu proyección. Todo está en tu mente”. “Limpia tu vibración y dejarás de atraer cosas malas para ti”. “Estás demasiado apegada/o al cuerpo. Ve más allá del cuerpo; no es lo que eres”.

“Si tienes dudas, temores, resistencia, dolor, ira, entonces debes estar en tu ego y totalmente no iluminado/a”. “El pasado es una ilusión. ¡Déjalo ir ahora mismo!”.

UFF!! Estoy tan cansado de toda esta mierda espiritual de la Nueva Era. Estoy cansado de cualquier espiritualidad que no honre completamente nuestra experiencia humana encarnada, desordenada, de primera mano, en tiempo real. Que no se incline profundamente ante la lucha de nuestros corazones reales y sensibles. Que nos haga sentir culpables por nuestras imperfecciones y que avergüence nuestras limitaciones. No, no es siempre tu proyección.

Sí, a veces otras personas son realmente abusivas y necesitan ser detenidas. No, no siempre está todo “en tu mente”.

Sí, tu cuerpo importa. Tus sentimientos también.

No, tus dudas y miedos no son ‘incorrectos’ o ‘malos’ o ‘no evolucionados’.

No, no “atraes” el abuso a través de una “frecuencia vibratoria” defectuosa.

No, no mereces ser violentado de ninguna manera, en nombre de la Verdad, en el nombre de Dios, en el nombre del Amor, o en cualquier otro nombre.

Sí, tus límites merecen ser respetados, tus ‘sí’ y tus ‘no’ también.

No, no está bien que los maestros espirituales abusen de las personas “por su propio bien”, para forzarlos a despertar, a iluminarse, para ayudarlos a soltar su “ego”. Los maestros que usan el abuso como una herramienta son simplemente abusadores, no maestros.

Rechazo cualquier espiritualidad que rechace nuestra humanidad sensible, vulnerable y frágil. Rechazo cualquier espiritualidad que nos avergüence por nuestros preciosos pensamientos y sentimientos humanos. Rechazo cualquier espiritualidad que comience una oración con “si estuvieses iluminado…”

Rechazo cualquier espiritualidad que divida el “ser” del “no ser”, lo divino de lo humano, lo sagrado de lo profano, lo absoluto de lo relativo, el cielo de la tierra, la dualidad de la no dualidad, lo material de lo espiritual.

Una vez vi a un maestro espiritual popular dirigirse a una mujer con un duelo reciente. Él dijo: “Tu dolor es ilusorio y es sólo la actividad de un yo separado. Un día, ese ‘yo’ separado desaparecerá, junto con todo el sufrimiento”.

Y en ese momento vi una profunda enfermedad e inhumanidad en el corazón de la espiritualidad contemporánea. La invalidación del trauma, las falsas promesas, los juegos de poder, la supresión de lo femenino. Y prometí postrarme ante ese maldito corazón roto como si fuera Dios Misma. Hasta el fin de los tiempos.

JEFF FOSTER

Se consciente de la presencia silenciosa

SE CONSCIENTE DE LA PRESENCIA SILENCIOSA

Usa todos tus sentidos para estar presente donde estás. Mira alrededor. Solo mira, no interpretes. Mira la luz, las formas, los colores, las texturas.

Sé consciente de la presencia silenciosa de cada cosa. Date cuenta del espacio que permite a todo ser. Escucha los sonidos, no los juzgues. Escucha el silencio detrás de los sonidos. Toca algo, lo que sea y siente su presencia.

Observa el ritmo de tu respiración; siente el aire entrando y saliendo de tu cuerpo. Siente la energía de vida dentro de tu cuerpo.

Deja que las cosas sean y percibe el ahora.

ECKHART TOLLE

Acercate sin expectativas.

ACÉRCATE SIN EXPECTATIVAS

Solo siéntate, sin expectativas, con alguien que está en pena o miedo o soledad o desesperación, sin tratar de arreglarlo de alguna manera, o manipular su experiencia para que coincida con tu idea de cómo debería ser.

Solo para escuchar, sin jugar el papel de “experto” o “gurú iluminado” o “el que mejor sabe”. Solo para estar totalmente disponible para el que está frente a ti, y caminar con él a través del fuego, para sostener su mano cuando esté roto. Así es como comenzamos a sanarnos mutuamente a través del amor.

Más allá de nuestros roles, sin protección, sin resolver, indefensos, realmente nos encontramos.

Jeff Foster

Que sucede en el momento de la muerte?

¿QUÉ SUCEDE EN EL MOMENTO DE LA MUERTE?

Lo que consideramos muerte es la disolución de la forma. Pero lo eterno en nosotros, lo cual conozco de primera mano, no puede ser eliminado… Así pues, lo que ocurre exactamente, depende del estado de consciencia en el que usted se encuentra. Si durante su vida usted ha estado continuamente identificado con la forma, ya sea con su cuerpo o con la forma psicológica del “yo”, entonces significa que la expresión de la consciencia todavía se encuentra en un estado de ensueño que se identifica con la forma, y esa tendencia se mantendrá, lo cual producirá nuevas identificaciones…

La consciencia que no está totalmente despierta, continuará con su proceso de identificación con la forma, una y otra vez, hasta que gradualmente llegue un punto en el que el despertar acontezca. O si ya se produjo una desidentificación con la forma en su vida, entonces usted puede ir más allá de eso. Más allá de la identificación compulsiva con la forma, más allá de buscar otra forma o ciclo de identificación con la forma.

Esta compulsión por buscar nuevas experiencias a través de la identificación con la forma se debilitará o será completamente inexistente. En tal caso, la consciencia que usted es, no quedará más atrapada en la forma, y no buscará volver a experimentar en el reino de la forma…

ECKHART TOLLE