El masaje como herramienta de sanación; mi experiencia personal.

Lo que he experimentado y vivenciado recibiendo y dando masaje estos 10 últimos años a parte de los ya tan conocidos beneficios.

Hablemos de “tacto consciente” una calidad de contacto humano que lleva a los más profundos recovecos del ser, esta manera tan sublime de ser tocado que logra abramos de a poco y a nuestro ritmo todas nuestras corazas. Esas que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida. Que a día de hoy lo que provocan es que no podamos vivir una vida plena. Ya que esas capas nos sirvieron en su momento muchas veces para protegernos de un dolor muy intenso, pero en este momento nos privan de sentir el placer que es vivir en toda su intensidad.

Recibir este trabajo nos recuerda quien verdaderamente somos, nos devuelve el equilibrio, la confianza, nos trae AQUÍ Y AHORA y nos reconecta con nuestro cuerpo y nuestro ser.

Y que sucede cuando un@ realmente habita su cuerpo, pues sucede la alquimia.

En nuestro cuerpo encontramos toda la Paz, silencio y quietud que requerimos para conducirnos por la vida de forma inteligente. Y no hablo de la inteligencia mental, evidentemente hablo de la emocional. Que para mí es la verdadera inteligencia, la que surge del cuerpo. Esa es para mí la verdadera sabiduría.

El Tacto consciente nos nutre, nos acompaña, nos sostiene, nos aporta claridad, alivia y cura nuestros dolores corporales y emocionales. En definitiva nos aporta mayor cálidad de vida.

Cuando estamos nutridos nos relacionamos con los demás desde la plenitud y no desde la carencia, de una manera saludable.

Existen varias técnicas que trabajan con el Tacto Consciente, las que yo utilizo son el Masaje Esalen californiano y Arun Tacto Consciente.

No olvidaré jamás la primera vez que yo experimenté esta manera respetuosa de ser tocada; ” Me sentí regresar al útero materno”. En ese momento decidí ni tocar ni ser tocada en otro modo.
Zulema Molino Camacho.

12 comentarios el “El masaje como herramienta de sanación; mi experiencia personal.

  1. Hola,
    para mi tus masajea son el punto de partido seguro y positivo para emprender mi camino hacia un equilibrio nuevo. Hacia lo que quiero ser.
    Y por ello, siempre te lo agradesco.

  2. Puedo afirmar con certeza que lo que describes en este artículo es justamente lo que he percibido cuando he recibido tu trabajo: habitar el propio cuerpo, lo cual lleva a desarrollar amor propio, descubrir qué somos y aprender el lenguaje abstracto de nuestro cuerpo que es perfectamente inteligente.
    Muchas gracias Zulema por tu dedicación y amor a tu labor de guiar a las personas a su esencia original.

  3. Hola, quisiera saber que difetencia hay entre los dos tipos de masajes. Yo sufro de fibromialgia y fatiga crónica, aparte de tendinitis en hombros y rodillas.

    Muchas gracias

    • Hola Araceli,
      En respuesta a tu pregunta te diré que las dos son técnicas que trabajan con la escucha del cuerpo, lo cual es muy recomendable de recibir. Ya que así este es tocado como y donde necesita.
      El masaje californiano Esalen tiene su base en el masaje Sueco y trabaja con aceite, el Arun es aún más sutil que el anterior y trabaja a un nivel más profundo, y se puede o no usar aceite en la sesión.
      Yo suelo mezclar ambas técnicas, aunque en función de la persona y de lo que necesita en ese momento puedo darle una sesión completa de una de las dos.
      Yo he trabajado con personas con fibromialgia y tendinitis y los resultados son muy buenos, cuando hay una constancia.
      Espero haberte ayudado.

      Saludos!
      Zulema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s