Ansiolíticos naturales.

Muchas pueden ser las situaciones de la vida cotidiana que desembocan en estados de ansiedad. Las estadísticas hacen saltar las alarmas y nos cuentan que el 30% de la población actual la sufre en algún grado.
La ansiedad es una respuesta adaptativa al medio, y también una evidencia de un conflicto psicológico.
La ansiedad siempre constela presentándose en diferentes puntos, que como síntomas pueden afectar desde la irritabilidad, la inquietud, los trastornos de sueño, el cansancio, la falta de concentración, las contracturas musculares, las palpitaciones y las taquicardias entre otros. La lista es interminable…
En un tiempo atrás desde el ámbito médico, se trataron con los famosos barbitúricos, en la actualidad han sido sustituidos por la extensa familia de las benzodiacepinas, y de siempre, también ahora, han sido muchos los complementos naturales, las prácticas de higiene diarias y las técnicas ancestrales las que acompañan estos tratamientos sin efectos secundarios.
La propuesta es habilitar zonas antiestrés accesibles dentro de la pauta cotidiana.ZONA 1 – RESPIRA
Empieza el día con una respiración consciente y agradecido por este aliento vital que de una forma amable ya te sustenta.
Interésate por aprender y practicar técnica yoguicas respiratorias clásicas, como la respiración alterna Anuloma Viloma Pranayama. Sus beneficios son inmediatos sobre el sistema nervioso, equilibrándolo, aquietando también la mente, subiendo el nivel de oxigenación en sangre y elevando así la energía vital.
Busca para la práctica un lugar agradable, bien ventilado y adopta una postura cómoda sentado.
Recurre a la respiración siempre que te sea necesario, prescribiéndotela con posología todas las veces que lo consideres, esta “pastilla” está en tu mano y es gratis.

ZONA 2 – HIDRATACIÓN Y VITAMINAS
Observa que tu nivel de hidratación está siendo óptimo. Que 1½ L de agua ó 2L en el día estás ingiriendo de una forma repartida (mejor fuera de las comidas).
En ayunas bebe tu primer vaso, a poder ser con el zumo de un limón exprimido.
Hazte zumos naturales!
Uno extraordinario antiestrés es el preparado con:
– 2 Kiwis
– 1 porción de melón.
Zumo Verde tranquilizante y antioxidante:
– 50g de espinaca
– 100g de lechuga
– 1 limón mediano
Zumo de uva sedante:
– 300g de uva blanca
Recuerda! En periodos de estrés las necesidades de vitamina C se elevan, aumenta su ingesta de forma biodisponible y de fácil absorción con los zumos.
Tómalos siempre con el estómago vacío.

ZONA 3 – PRACTÍCA YOGA
El movimiento es vida! En la práctica del Yoga realizarás movimientos conscientes que te posibilitarán el desarrollo de cualidades psicomotrices especiales, que después se incorporarán a la totalidad psicofísica.
Asiste a clases guiadas, comparte tu experiencia con compañeros y cuando tus horarios sean más justos, saca un mínimo de tiempo para practicar Saludo al Sol.
En tan sólo 7 ó 10 minutos serás otro!

ZONA 4 – ALIMENTO MEDICAMENTO
Revisa tu comida, desaloja azúcares y lácteos, sustitúyelos por miel, higos secos y dátiles. Nutre bien tu organismo. En las alteraciones nerviosas se pierden cantidades elevadas de muchos oligoelementos como, el magnesio, el litio, el zinc, el potasio y el cromo. Para recuperar el litio utiliza suplementos. Este elemento tiene una presencia en los alimentos muy inconstante, dado que a veces nuestros suelos de cultivo están muy pobres y las aguas de riego no son de manantiales subterráneos o de pozos profundos, ocurre que en las aguas de superficie está de forma deficitaria. Ten presente que el litio es vital como modulador del sistema nervioso hiperexcitado, que gracias a él la mejora de las conexiones neuronales se da.
Busca alimentos ricos en vitaminas del complejo B para fortalecer el sistema nervioso, como los cereales integrales, el arroz, las verduras de hoja verde, todos ellos equilibran este importante árbol interno. Incorpora también alimentos ricos en vitamina C, para compensar el alto nivel de oxidación que se da en estas situaciones.
Come plátanos! Son ricos en azúcares y vitamina B6, indispensable para sintetizar serotonina a partir del triptófano que es inductor al estado de relajación y el sueño.
No olvides tampoco los frutos secos, como las almendras, nueces, cacahuetes, o las pipas de girasol sin tostar .Tómalos a diario en el desayuno, pero en una cantidad prudente, serán las mejores píldoras antiansiedad.

ZONA 5 – MEDITA
Apártate a un espacio de silencio donde puedas encontrarte contigo.
Ten mayor conciencia de tus pensamientos y sentimientos. Haz escucha de tu respiración y obsérvate en quietud en el momento presente. Permítete estar más cerca de ti, y si juicio, ni expectativa, cultiva una actitud compasiva interna haciéndola después expansiva a tu núcleo familiar y al resto de los seres que habitan esta Tierra. Con la práctica integrarás esto como una forma de estar en el mundo.

ZONA 6 – RESTAURA EL SUEÑO
Usa como complemento alimenticio la melatonina y el triptófano, tómalos media hora antes de dormir.
Prepara una infusión de plantas sedantes a base de tila, pasiflora, valeriana y azahar con unas gotas de extracto de amapola californiana.
Realiza también respiraciones inhalando por la fosa izquierda, exhalando por la fosa derecha. Esta forma de respiración inducida lleva al sistema nervioso a un estado parasimpático donde la relajación aparece. De esta manera las actuaciones de reparación interna y auto sanación entrar en escena frenando la oxidación celular de todos los tejidos.

ZONA 7 – ALIMENTA TU ESPÍRITU
Recurre a los clásicos pensadores, a los textos atemporales, a las músicas antiguas, a la contemplación de la naturaleza. El equilibrio lo tienes que aplicar en todas tus dimensiones, que ninguna sufra de, inanición, vacío o abandono. Unos acordes en su tono justo amansan los nervios de cualquiera. En los escritos encontrarás fuentes de actualización mental y trascendencia. El encuentro de sentido y la dirección están marcados de forma continua en cada flor, en cada ola, en cada puesta de Sol, en cada amanecer.

ZONA 8 – PENSAMIENTO POSITIVO
Mantén un discurso interno coherente. Sea cual sea la situación en la que te encuentres recuerda que nada se perpetúa en el tiempo, todo está sujeto a cambio, que la mayoría de los eventos que conceptuamos como caóticos, son a la larga propulsores de maduración individual, verdaderos motores de cambio.
Por último, ríe! Como decía Chamfort en “Maximes et penseés”.
El más inútil de todos los días es aquel en el que no hemos reído.

Cris Parga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s