Los 10 mandamientos del amor.

1*Nunca empieces, ni tengas una relación con mentiras ( sé tu misma, sé tu mismo ). Si tienes algo que ocultar, o algo que se está ocultando tarde o temprano va a hacer que la relación merme nunca empieces algo con mentiras.

2*No confundas al Amor, con el bienestar material. O buscas Amor o buscas bienestar económico en una relación. Si buscas ambas cosas, el Amor construye todo y juntos pueden todo, pero no busque solamente por dinero la relación.

3* No intentes buscar seguridad tampoco. El amor de una persona no puede hacer, lo que tu debes hacer por ti mismo. Se puede obtener apoyo en la persona amada, pero nunca que a sea tu pilar básico, que nunca haga lo que tu puedes hacer por ti, los dos pueden hacer un templo de dos fuertes pilares; pero el techo si cae, se cae si quitas un pilar

4* No culpes al ser amado de no amarte, como tu quieres que te amen, tampoco intentes obligarlo a amarte. Si no eres amada como tu quieres, lo que debes hacer es intentar y conseguir superar el dolor que esto conlleva, recuperarte y partir para otro rumbo que te lleve a otra relación correspondida. Grábatelo, el amor es para estar bien no para estar mal.

5* Se sincer@ abiert@ y responsable. Ármate de valor para decir lo que debe ser dicho. Si algunos consideran que el sexo es el motor del amor en un 80 %, se equivocan. El 80 % del buen funcionamiento del motor del amor es la complicidad es la comunicación franca. 

6* Nunca traiciones a tu pareja, también subráyalo,enmárcalo, si lo haces dilo, en el amor la verdad es o no es no puedes vivir ocultando cosas, fingiendo fidelidad, plactícalo y enfrenten las consecuencias, sean las que sean, serán respaldadas con la verdad que es la verdad que es la base del amor y si la verdad implica terminar esa relación, será la verdad la que siga imperando.

7*Nunca impliques a tu familia y amigos en tus problemas amorosos. Cada uno tiene su punto de vista y solo hace confundir aun más lo confuso. Lo que concierne a dos personas, no concierne a tres. En donde hay dos no hay ni tres ni cuatro, ni cinco

8*No descargues en tu pareja tus frustraciones. No lo utilices, no lo chantajees, no la maltrates, no la presiones, no la reprimas, no la corrijas, no lo humilles, no lo confundas. El amor es sobre todo, aceptar la individualidad y respetarse mutuamente. con comunicación para arreglar la cosas

9*Nunca confundas Amor, con la dependencia ya sea psicológica o física, con la obsesión, con una propiedad privada, con un saco de boxeo, con un mayordomo o cocinera, con tal vez con una cuenta bancaria. No eso no es amor, el amor es tan sólo amor, así como es, así que no manches este sentimiento con segundas intenciones que nada tienen que ver .

10*Antes de amar a alguien, subráyalo, antes de amar a alguien comprueba si te amas a ti mism@. No puedes dar lo que no tienes y no puedes recibir lo que no das. Si no te amas a ti mism@ y no te respetas, nunca podrías hacer lo mismo por otra persona.

Por que sufrimos?

Sufrimos cuando nos damos cuenta de que no tenemos algo deseado, o cuando nos enteramos de alguna pérdida; cuando lo obtenido está demasiado distante de lo esperado y cuando creemos que para algunas cosas ya es tarde…”

El sufrimiento es universal, pero tiene una sóla raíz: EL DESEO.. (deseo, apego, anhelos, expectativas…) por lo tanto el sufrimiento se puede evitar…

Entonces el dolor tiene solución: “Dejar de desear, ACEPTAR, SOLTAR…” cancelar la imperiosa urgencia de que las cosas sean diferentes de como son.

Desear y no obtener es la fuente del sufrir…

El mejor camino sería aprender a entrar y salir del deseo… para eso es imprescindible desarrollar la habilidad de desear sin quedarse atrapados en el deseo, querer sin agarrarse como se agarra un alpinista a la soga que CREE que le va a salvar la vida…

En pocas palabras: “APRENDER A SOLTAR…”

Vivir los cambios es animarnos a permitir que las cosas dejen de ser, para que den lugar a nuevas cosas.

Elaborar un duelo es aprender a soltar lo anterior…

Cuando tememos a las cosas que vienen es cuando nos agarramos a las cosas que hay… nos quedamos centrados en las cosas que tenemos porque no nos animamos a vivir lo que sigue.

Nos convencemos de que no vamos a soportar el dolor porque es más fácil aferrarnos a todo lo anterior, y desde esta posición no se puede conocer, ni disfrutar, ni vivir el camino…

El tema está en ver qué hacemos para quedarnos sólo con el dolor, pero renunciando al sufrimiento…

No hay una ganancia importante que no implique de alguna forma una renuncia, un costo emocional, una pérdida…

Los duelos son imprescindibles para nuestro proceso de crecimiento personal…

Las pérdidas son necesarias para nuestra maduración y ésta a su vez, nos ayuda a recorrer el camino…

“Cuanto más aprenda yo a soltar, más fácil va a ser que el crecimiento se produzca; cuanto más haya crecido, menor será el desgarro ante lo perdido; cuanto menos me desgarre por aquello que se fue, mejor voy a poder recorrer el camino que sigue. Madurando seguramente descubra que por propia decisión dejo algo dolorosamente, para dar lugar a lo nuevo que deseo.”

HAY QUE VACIARSE PARA PODER LLENARSE… VIVIR VALE LA PENA…

Jorge Bucay

Ninguna relacion puede ser segura.

Hay que entender algunas cosas, ¿de acuerdo? Ninguna relación puede ser segura. La naturaleza de las relaciones no es ser segura, y si una relación es segura, perderá todo el encanto.
Así que supone un problema para la mente. Si quieres disfrutar una relación, tiene que ser insegura. Si la haces completamente segura, totalmente segura, no podrás disfrutar, perderá todo el encanto, toda la atracción. La mente no se contenta ni con una cosa ni con la otra, así que siempre está en conflicto y en caos. Quiere una relación que sea a la vez viva y segura. Esto es imposible, porque una persona viva, o una relación viva, o cualquier cosa que este viva, es impredecible. No puedes predecir lo que va a ocurrir en el momento siguiente. Y el hecho de que sea impredecible hace que ese momento se vuelva intenso.
Tienes que vivir este momento de la manera más intensa posible, porque puede que no haya un siguiente momento. Puede que tú ya no estés, puede que otro ya no esté, o puede que ambos estéis pero no la relación. Todas las posibilidades están abiertas. El futuro permanece siempre abierto. El pasado siempre está cerrado, el futuro siempre está abierto y, entre medias de los dos, está el presente, un único instante del presente, constantemente temblando, vibrando.
Pero así es la vida. El temblor y la vibración forman parte del hecho de estar vivo; la incertidumbre, la imprecisión, la vaguedad. El pasado está cerrado todo ha ocurrido ya y ahora no se puede cambiar nada, de modo que todo está absolutamente cerrado. El futuro está totalmente abierto, no se puede predecir nada. Y, entre los dos, está el presente, con un pie en el pasado y otro en el futuro. De modo que la mente permanece siempre en una dicotomía, en un estado dividido. Siempre está fraccionada, siempre está esquizofrénica.
Lo que hay que comprender es que así son las cosas y que no se puede hacer nada. Si quieres tener una relación muy segura, tendrás que enamorarte de un hombre muerto, pero no lo disfrutarás. Eso es lo que le ocurre a un amante cuando se convierte en marido: un marido es un amante muerto, una esposa es una amante muerta. El pasado se ha convertido en todo y ahora es él quien decide el futuro.
De hecho, si eres una esposa, no tienes futuro, solo estará el pasado repitiéndose a sí mismo, todas las puertas estarán cerradas. Si eres un marido, no tendrás futuro, estarás encerrado, aprisionado.
No hacemos más que buscar la seguridad, pero una vez que la encontramos, nos hartamos de ella. Mira los rostros de los maridos y de las esposas. Han encontrado la seguridad, la muy ansiada seguridad, y ahora tienen todo a buen recaudo; y las leyes, los juzgados y los abogados están ahí para que todo esté seguro. Pero ya no queda nada del encanto, de la poesía, no queda el romance. Ahora son gente muerta, no hacen más que repetir el pasado, viven de los recuerdos.
Escucha a los matrimonios hablando. La mujer no hace más que decir que el marido ya no la quiere como antes, y no hacen más que hablar de pasado, de su luna de miel, y cosas así. ¡Qué tontería! Todavía estás vivo. ¡Este instante puede ser una luna de miel! Puedes vivir este momento, pero tú estás hablando del pasado, intentando repetirlo.
La seguridad nunca satisface, y la inseguridad da miedo, miedo a que se pueda acabar la relación. Pero eso forma parte del hecho de estar vivo, todo se puede perder, no hay nada cierto. ¡Por eso todo es tan maravilloso! Y por eso es importante que no pospongas ni un segundo. Si quieres amar a alguien, ámalo aquí y ahora. Amalo porque nadie sabe lo que va a ocurrir dentro de un instante. Puede que dentro de un instante ya no exista la posibilidad de amar, y entonces te arrepentirás durante toda tu vida, podías haber amado, podías haber vivido. Te embargará el remordimiento, te arrepentirás y sentirás una profunda culpa, como si hubieras cometido un suicidio.
La vida es incierta, no hay nadie que la pueda convertir en una certeza, no hay forma de convertirla en una certeza. Y es bueno que nadie pueda convertirla en una certeza, de lo contrario sería muerte. La vida es frágil, delicada, dirigiéndose siempre a lo desconocido, de ahí su belleza. Hay que ser valiente, aventurero. Para caminar por la vida, hay que apostar, así que apuesta.
Vive este momento, y vívelo totalmente. Cuando llegue el siguiente momento, ya veremos, allí estarás para enfrentarte a él. Al igual que fuiste capaz de enfrentarte al pasado, serás capaz de enfrentarte al futuro, incluso tendrás más capacidad de hacerlo porque tendrás más experiencia.
De modo que lo importante no es si esa persona seguirá ahí en el momento siguiente. Lo importante es que si en este momento lo tienes ahí, lo ames. No pierdas el tiempo pensando y preocupándote por el futuro, porque no puedes hacer nada por el futuro, porque eso es algo suicida. No pienses en absoluto en el futuro, porque no puedes hacer nada por él, así que es desperdicio absoluto de energía.
Ama a ese hombre y sé amada por él. Según mi punto de vista, si vives este momento totalmente, hay muchas probabilidades de que, quizás, en el momento siguiente, esa persona siga estando disponible. Digo quizás, no te lo puedo prometer, quizás, pero existen más probabilidades, porque el momento siguiente surgirá de este momento. Si has amado a ese hombre y él se siente dichoso, y la relación ha sido una bella experiencia, un éxtasis, ¿por qué iba a dejarte?
De hecho, si no haces más que preocuparte, lo estás forzando, lo estás obligando a que te deje. Y si has perdido este momento, el momento siguiente surgirá de está perdida, estará podrido.
Y así que uno se vuelve autopredecible, vas cumpliendo tus propias profecías. Al momento siguiente dices: “Ya lo dije desde el principio que está relación no iba a durar. Ahora se ha demostrado”. Cuando eso ocurre, en cierto modo, te sientes muy bien, sientes que has sido lista y sabia. En realidad, has sido tonta, ya que no es que hayas predicho nada, sino que provocaste que ocurriera porque desperdiciaste el tiempo que te dieron, la oportunidad. De modo que ámalo y olvídate del futuro. Olvídate de todas esas tonterías de pensar en el futuro.
Si puedes amar, ama. Si no puedes amar, olvídate de ese hombre encuentra a otro, pero no desperdicies el tiempo. No es una cuestión de este amante o de aquel, es una cuestión del amor. El amor llena, las personas no son más que excusas. Sin embargo, todo depende de ti, porque lo que hagas con esta persona lo harás con la otra si cambias de amante, así que, ¿por qué no intentar con este? Es de los hombres más perfectos que puedes encontrar, una persona maravillosa con un gran conocimiento, y muy madura en muchos sentidos.
Así que ámalo y hazlo tan feliz que la propia felicidad cree la posibilidad de que se quede. Si haces feliz a una persona ¿por qué se va a ir? Pero si lo haces infeliz ¿por qué no se va a ir? Si lo haces infeliz lo ayudaras a dejarte. Pero si lo haces feliz, nadie podrá ayudarlo a dejarte. No habrá manera, se enfrentará al mundo entero por ti.
Así que sé más feliz. Utiliza el tiempo de que dispones, y no hace falta que pienses en el futuro, el presente es suficiente. Desde este preciso instante intenta vivir este momento. Si se va, no pasa nada. Encontraras a un hombre mejor, olvídalo. No utilices este momento para preocuparte, sino para vivir. Las pequeñas cosas pueden ser realmente maravillosas. Un poco de cariño, un poco de compartir, en eso consiste la vida.
De modo que, está será tu meditación: vive el momento y devuélvete constantemente al presente. Cada vez que estés escapando al futuro o al pasado, sujétate y devuélvete al presente. Y sin preocuparte, sin buscar la seguridad, limítate a vivir, todo irá bien. Todo va siempre bien. 
OSHO — 

Las lecciones de las emociones.

Una vez que sentimos la emoción, hay una pregunta fundamental ¿cuál es la lección que hay debajo de esta emoción negativa? ¿Cuál era el mensaje, qué me quería decir esta actitud y esta enfermedad? Cuando yo no digo NO, en la vida, termino resentido y con ira, pero la ira no es el problema, la ira me está diciendo que hay que aprender a reafirmarme diciendo NO.

La ira es la mejor estrategia de autoafirmación. Cuando yo manifiesto la ira y la transmuto, esa ira se vuelve sanadora, es lo mejor de mi fuerza, mi ira barre y limpia la casa y hace las cosas más rápidamente, ustedes han visto a un ama de casa que en su ira revolotea y el almuerzo está hecho a las diez de la mañana.

Yo sabia cuando mi mamá estaba iracunda, porque a las diez de la mañana mi casa estaba como un espejo. Es así, la ira es una forma de energía que se puede transmutar físicamente, el hecho de que la transmutemos físicamente, no resuelve la fuente de la ira, la fuente de la ira es la necesidad de autoafirmarse, y la necesidad de autoafirmarse es la necesidad de renunciar a la falsa complacencia.

“Crecer espiritualmente no es decirle que sí a todo el mundo. El crecimiento espiritual no tiene nada que ver con la bobada, perdónenme la expresión, pero ser espiritual no es ser bobo, y ser tolerante no es ser bobo, la tolerancia no excluye la autoafirmación.

La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual. Así que yo tengo que descubrir la lección, debajo del evento negativo, porque el evento negativo no es sino la apariencia, la sombra. Pero esa sombra cuando la quito abre una puerta luz, una lección que yo puedo aprender en mi vida.

Dr. Jorge Carvajal Posada

Los 4 aspectos del amor, segun el Budismo.

BONDAD INCONDICIONAL Y BENEVOLENCIA. Capacidad de dar alegría y felicidad a la persona que amas. Aprender a observar a quién amamos porque si no la comprendemos no la podremos amar. La comprensión es la esencia del amor. Dedicar tiempo a estar presente y atento y observar profundamente. A eso se le llama comprensión. 

COMPASIÓN. Deseo y capacidad de aliviar el sufrimiento de otra persona. Para conocer la naturaleza de su sufrimiento y ayudarla a cambiar, también hay que observarla profundamente. Para eso es necesaria la meditación. Meditar es observar a fondo la esencia de las cosas.

ALEGRIA. Si en el amor no hay alegría, no se trata de verdadero amor. Si estamos sufriendo y llorando todo el tiempo o si se hace llorar a la persona que amamos, eso significa que no se trata de un verdadero amor, incluso puede llegar a ser lo opuesto a él. Si en la relación de pareja no hay alegría, seguro que no es un verdadero amor.

ECUANIMIDAD Y LIBERTAD. El verdadero amor hace alcanzar la libertad. Cuando se ama de verdad se le da al otro una absoluta libertad. Si no es así, no se trata de un verdadero amor. El otro debe sentirse libre, no solo por fuera, sino también por dentro.

El impacto de las emociones sobre nuestra salud.

Entrevista al Dr. Jorge Carvajal, pionero de la medicina Bioenergética.

¿Qué es la enfermedad?

Es un maestro, una oportunidad para organizar una armonía superior en nuestra propia vida, a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

¿Qué enferma primero, el cuerpo o el alma?

El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en ti, el alma evoluciona, aprende.

En realidad, buena parte de las enfermedades son todo lo contrario: son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma. Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos.

La salud y las emociones
¿Hay emociones perjudiciales para la salud? ¿Cuáles son las que más nos perjudican?

Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional.

Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas.

El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

¿Nos hacemos los fuertes y descuidamos nuestra salud?

De héroes están llenos los cementerios. Te tienes que cuidar. Tienes tus límites, no vayas más allá. Tienes que reconocer cuáles son tus límites y superarlos porque si no los reconoces, vas a destruir tu cuerpo.

¿Cómo nos afecta la ira?

La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.

¿La alegría por el contrario nos ayuda a estar sanos?

La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia.

¿La alegría suaviza el ánimo?

Sí, la alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.

¿Y la tristeza?

La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno.

Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.

¿Es mejor aceptar esas emociones que consideramos negativas como parte de uno mismo?

Como parte para transformarlas, es decir, cuando se aceptan fluyen, y ya no se estancan, y se pueden transmutar. Tenemos que canalizarlas para que lleguen desde el corazón hasta la cabeza.
¡Qué difícil! Sí, es muy difícil. Realmente las emociones básicas son el amor y el temor (que es ausencia de amor), así que todo lo que existe es amor, por exceso o defecto. Constructivo o destructivo. Porque también existe el amor que se aferra, el amor que sobreprotege, el amor tóxico, destructivo.

¿Cómo prevenir la enfermedad?

Somos creadores, así que yo creo que la mejor forma es creando salud. Y si creamos salud no tendremos ni que prevenir la enfermedad ni que atacarla, porque seremos salud.

¿ Y si aparece la enfermedad?

Pues tendremos que aceptarla porque somos humanos. También enfermó Krishnamurti de un cáncer de páncreas y no era nadie que llevara una vida desordenada. Mucha gente muy valiosa espiritualmente ha enfermado. Debemos explicarlo para aquellos que creen que enfermar es fracasar. El fracaso y el éxito son dos maestros, pero nada más. Y cuando tú eres el aprendiz, tienes que aceptar e incorporar la lección de la enfermedad en tu vida. Cada vez más personas sufren ansiedad. La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones. Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.

¿Y qué podemos hacer para liberarnos de esa angustia?

La angustia no se puede pasar comiendo chocolate, o con más calorías, o buscando un príncipe azul afuera.
La angustia se pasa cuando entras en tu interior, te aceptas como eres y te reconcilias contigo mismo. La angustia viene de que no somos lo que queremos ser, pero tampoco lo que somos, entonces estamos en el “debería ser”, y no somos ni lo uno ni lo otro. El estrés es otro de los males de nuestra época.

El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar. Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie.
El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico. Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

¿Qué nos recomendaría para sentirnos mejor con nosotros mismos?

La soledad. Estar con uno mismo cada día es maravilloso. Estar 20 minutos con uno mismo es el comienzo de la meditación; es tender un puente hacia la verdadera salud; es acceder al altar interior, al ser interior.

Mi recomendación es que la gente ponga su despertador 20 minutos antes para no robarle tiempo a sus ocupaciones. Si dedicas, no el tiempo que te sobra, sino esos primeros minutos de la mañana, cuando estás fresco y descansado, a meditar, esa pausa te va a recargar, porque en la pausa habita el potencial del alma.

¿Qué es para usted la felicidad?

Es la esencia de la vida. Es el sentido mismo de la vida, encarnamos para ser felices, no para otra cosa. Pero la felicidad no es placer, es integridad. Cuando todos los sentidos se consagran al ser, podemos ser felices. Somos felices cuando creemos en nosotros, cuando confiamos en nosotros, cuando nos encomendamos transpersonalmente a un nivel que trasciende el pequeño yo o el pequeño ego. Somos felices cuando tenemos un sentido que va más allá de la vida cotidiana, cuando no aplazamos la vida, cuando no nos desplazamos a nosotros mismos, cuando estamos en paz y a salvo con la vida y con nuestra conciencia.