Las rodillas I

La rodilla es la segunda articulación de la pierna. Carga el peso del cuerpo en la posición en pie y es necesaria para caminar sin cojear, para subir y bajar un escalón, para sentarse, para descender, etc. Representa la puerta de la aceptación, de la rendición y de la sumisión.
Se relaciona con el orgullo, la modestia y la humildad.
Arrodillarnos es una manifestación de humildad, de subordinación a las leyes de la vida, mientras que no querer doblegar las rodillas indica una actitud orgullosa, inflexible.
La rodilla representa nuestra capacidad de ceder, de soltar o de retroceder para conseguir nuestro objetivo.
Conflicto clave: “La sumisión.”
“No puedo hacer lo que quiero.”
“No quiero someterme a la ley del padre.”
Problemas que se dan con frecuencia en la adolescencia, época en la que se cuestiona a la autoridad, al que se encuentra encima de mí y que me obliga a obedecer.
La rodilla nos duele cuando somos inflexibles, cuando rechazamos una vivencia, un sentimiento, un recuerdo o una idea, de alguien de nuestro entorno, que choca y perturba nuestras propias creencias o costumbres. No queremos doblar la rodilla ante una situación, he de poner la rodilla en el suelo, es decir, someterme.
Conflicto de desvalorización: deporte que ya no podemos hacer. Deseo de aportar algo a alguien, para sentirse útil, para sentirse valorado.
Conflicto de dirección: dirección que no queremos tomar y que tomamos, forzados, en un clima de desvalorización. “Estoy obligado a someterme a la ley del padre.”
Conflicto de indecisión: “No voy por buen camino.”
Derrame sinovial: Fabrico líquido para ser más aceptable. “Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente.”
Menisco: Sirve para adaptar y amortiguar. “No puedo adaptarme a las órdenes que vienen por encima de mí.” “No puedo amortiguar.”
“Me niego a ceder, a hincarme de rodilla, ante alguien más fuerte que yo.”
“Un poco más de flexibilidad, por favor.”
Rótula: Es el hueso del futuro. Hace referencia a los proyectos respecto a lo profesional o a lo afectivo.
Mesetas tibiales: representan simbólicamente a la justicia. “Puedo…o no puedo…”
Cuando una rodilla flaquea, es debido a un carácter demasiado flexible e influenciable.
Cuando nos golpeamos o nos herimos en la rodilla, puede reflejar un sentimiento de culpa, por nuestro orgullo, por querer tener siempre la razón.
Hay que tener en cuenta también la lateralidad:
Rodilla derecha: (femenino) “Yo he querido irme, he deseado irme…pero no he podido.”
Rodilla izquierda: (masculino) “Yo me he ido, pero siento haberme marchado.”
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Flexibilidad y humildad para ceder, para aceptar otros puntos de vista, otros razonamientos, otras costumbres.
Capacidad para adaptarse a cualquier situación.
Arrodillarse ante la existencia, ante la energía creadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s