El amor no duerme

El Amor no duerme

Donde hay amor no hay deseos. Y por eso no existe ningún miedo.

Si amas de verdad a tu amigo, tendrías que poder decirle sinceramente: “Así, sin los cristales de los deseos, te veo como eres, y no como yo desearía que fueses, y así te quiero ya, sin miedo a que te escapes, a que me faltes, a que no me quieras.” Porque en realidad, ¿qué deseas? ¿Amar a esa persona tal cual es, o a una imagen que no existe? En cuanto puedas desprenderte de esos deseos-apegos, podrás amar; a lo otro no se lo debe llamar amor, pues es todo lo contrario de lo que el amor significa.
El enamorarse tampoco es amor, sino desear para ti una imagen que te imaginas de una persona. Todo es un sueño, porque esa persona no existe. Por eso, en cuanto conoces la realidad de esa persona, como no coincide con lo que tú te imaginabas, te desenamoras. La esencia de todo enamoramiento son los deseos. Deseos que generan celos y sufrimiento porque, al no estar asentados en la realidad, viven en la inseguridad, en la desconfianza, en el miedo a que todos los sueños se acaben, se vengan abajo.
El enamoramiento proporciona cierta emoción y exaltación que gusta a las personas con una inseguridad afectiva y que alimentan una sociedad y una cultura que hacen de ello un comercio. Cuando estás enamorado no te atreves a decir toda la verdad por miedo a que el otro se desilusione porque, en el fondo, sabes que el enamoramiento sólo se alimenta de ilusiones e imágenes idealizadas.
El enamoramiento supone una manipulación de la verdad y de la otra persona para que sienta y desee lo mismo que tú y así poder poseerla como un objeto, sin miedo a que te falle. El enamoramiento no es más que una enfermedad y una droga del que, por su inseguridad, no está capacitado para amar libre y gozosamente.
La gente insegura no desea la felicidad de verdad; porque teme el riesgo de la libertad y, por ello, prefiere la droga de los deseos. Con los deseos vienen el miedo, la ansiedad, las tensiones y…, por descontado, la desilusión y el sufrimiento continuos. Vas de la exaltación al desespero.
¿Cuánto dura el placer de creer que has conseguido lo que deseabas? El primer sorbo de placer es un encanto, pero va prendido irremediablemente al miedo a perderlo, y cuando se apoderan de ti las dudas, llega la tristeza. La misma alegría y exaltación de cuando llega el amigo, es proporcional al miedo y al dolor de cuando se marcha… o cuando lo esperas y no viene… ¿Vale la pena? Donde hay miedo no hay amor, y podéis estar bien seguros de ello.
Cuando despertamos de nuestro sueño y vemos la realidad tal cual es, nuestra inseguridad termina y desaparecen los miedos, porque la realidad es y nada la cambia. Entonces puedo decirle al otro: “Como no tengo miedo a perderte, pues no eres un objeto de propiedad de nadie, entonces puedo amarte así como eres, sin deseos, sin apegos ni condiciones, sin egoísmos ni querer poseerte.” Y esta forma de amar es un gozo sin límites.
¿Qué haces cuando escuchas una sinfonía? Escuchas cada nota, te deleitas en ella y la dejas pasar, sin buscar la permanencia de ninguna de ellas, pues en su discurrir está la armonía, siempre renovada y siempre fresca.

Pues, en el amor, es igual.

En cuanto te agarras a la permanencia destruyes toda la belleza del amor. No hay pareja ni amistad que esté tan segura como la que se mantiene libre. El apego mutuo, el control, las promesas y el deseo, te conducen inexorablemente a los conflictos y al sufrimiento y, de ahí, a corto o largo plazo, a la ruptura. Porque los lazos que se basan en los deseos son muy frágiles.

Sólo es eterno lo que se basa en un amor libre. Los deseos te hacen siempre vulnerable.

Anthony de Mello

Recetas para tener el cabello sano

Cabello seco: Aceite de oliva y huevo.
Mezclar tres cucharadas de aceite de oliva extra virgen con dos huevos y aplicar la mezcla en tu cabello, dejar reposar la mezcla durante 20 minutos antes de enjuagar en la ducha.
El aceite de oliva ayudará a cerrar e hidratar cabellos frágiles, mientras que la proteína en los huevos promoverá el crecimiento sano del pelo.

Todo tipo de cabello – Palta (Aguacate) y Miel
Cubrir un aguacate (palta) maduro y mezclar una cucharada de miel orgánica y aplicar en su cabello y deje reposar durante 20 minutos antes de enjuagar en la ducha.
Los aguacates son ricos en una variedad de vitaminas y nutrientes, incluyendo la vitamina E y proteínas, ambos de los cuales ayudara al cabello a mantenerlo suave y saludable. Mientras tanto, la miel es un agente antibacteriano natural.

Cabello graso – vinagre de manzana y limón
Combinar 1/4 taza de vinagre de manzana con la cáscara rallada de un limón entero apliquelo y permitir que se asiente durante 15 minutos en su cabello para absorber el exceso de grasa de su cuero cabelludo, y luego enjuagar en la ducha.
El vinagre de manzana eliminará la acumulación de productos de peluquería y acondicionadores y fortalecerá el cabello, dejándolo con suaves hilos brillantes. También equilibra el nivel de pH del cabello, elimina las bacterias, y es una cura para la caspa.

Cuero cabelludo seco y escamoso – Banana, Miel y Almendras
Aplastar juntos 1/2 plátano maduro y añadir dos cucharadas de miel y unas gotas de aceite de almendras y dejar en el cabello en un gorro de baño durante 20 minutos antes de enjuagar.
Los plátanos pueden aumentar la humedad de tu cabello, suavizar el frizz y calmar la picazón del cuero cabelludo.

Elije el método que se adapte mejor para devolver la vida a tu cabello! No hay necesidad de comprar los acondicionadores más caros en el mercado para hidratar y revitalizar tu cabello.

Ir a la playa es una forma de sanarte y equilibrarte

Ir a la playa es una forma de sanarte y equilibrarte.

Porqué?

La arena de la playa esta compuesta por pequeñas piedrecitas provenientes de la erosión de grandes rocas producida por el roce del viento y/o del agua.
Ello crea un gran manto de multitud de tipos de gemas, tumbándole sobre ella conseguirás un efecto muy parecido pero en menor capacidad a un tratamiento de Gemoterapia.

Una vez tumbados sobre nuestra toalla, de forma calmada y plácida, nuestro cuerpo físico se relaja y libera tensiones. En este estado de relajación podemos entrar en lo que consideramos estado de meditación, sea de forma consciente o inconscientemente. 
Una forma de hacerlo conscientemente es centrandonos en nuestra respiración, realizándola desde el estómago, como hacen los bebés o niños de temprana edad.

El chakra 3 o plexo solar solar, situado unos dedos por encima del nuestro ombligo. Es el encargado de regular nuestra personalidad temporal/ ego. El tipo de vibración de este chacra lo asemejamos al color amarillo por su estado de longitud de onda vibracional, como el sol. Por lo que parte de su nutrición se emparenta con este astro. 
Tomar el sol es saludable en su justa medida y con las precauciones adecuadas.

Las personas que realizan esta práctica voluntariamente les agrada y ello les produce placer por realizar una actividad de su agrado. El chacra 2 es el responsable de los placeres de la vida. En consecuencia este chacra también se beneficia de esta actividad. Desencadenando multitud de consecuencias beneficiosas para nuestro ser, sea el físico, espiritual e incluso el mental.

Nuestro cuerpo está formado prácticamente por minerales y agua, creando la parte material de muestro yo,el cuerpo físico, ello lo regula el chacra 1,el chacra raíz. En esta circunstancia él se conecta de forma más activa con el lugar de donde proviene nuestra materia, con la madre tierra. 

El agua del mar contiene multitud de sales y minerales beneficiosos para nuestra salud física. Sin olvidad el sutil masaje que nos proporciona. Nuestro cuerpo está compuesto por el 70% de agua, igual que el planeta que habitamos. ¿Casualidad?Causalidad!

Sin olvidar el momento de diversión, relax, y demás que vivimos en este lugar. Tan sumamente beneficioso para la parte mental de nuestro ser.

A groso modo e intentando explicarlo de forma lo más breve posible lo beneficioso de un tipo de interacción con la naturaleza, pues hay muchos más beneficios. 
Re-cuerda que toda interacción con la naturaleza es beneficiosa.

Se feliz! SE!

El amor verdadero

El amor verdadero:

El amor es un lujo; procede de tu soledad: cuando estás solo y feliz y alegre y celebrando, y una gran energía se va almacenando en ti. No necesitas a nadie; en ese momento que la energía es tanta, te gustaría compartir tu ser. Entonces das, das porque tienes mucho, das sin pedir nada a cambio: eso es amor.
Muy pocas personas llegan a conocer el amor, y son las que han alcanzado antes la soledad. Y en tu soledad, la meditación es natural, simple, espontánea. Entonces simplemente sentándote en silencio, sin hacer nada, estás en meditación; no necesitas repetir un mantra ni canturrear ningún estúpido sonido. Simplemente te sientas o caminas, o haces tus cosas, y la meditación es como un clima que te rodea, que te envuelve como una nube; te inunda de luz. Estás inmerso en ella, bañado en ella y esa frescura va aumentando en ti; entonces empiezas a compartir. ¿Qué otra cosa puedes hacer? El amor es una consecuencia de la soledad. Cuando una canción nace en tu corazón tienes que cantarla. Y cuando el amor nace en tu corazón tienes que dejarlo salir. Cuando la nube está cargada de lluvia, llueve, y cuando la flor está rebosante de fragancia, la emana a los vientos. Sin dirección alguna, esparce su fragancia. Y la flor no pregunta: “¿Qué recibo a cambio?”. La flor está feliz de que los vientos hayan sido lo bastante amables para liberarla de su carga.
El amor verdadero ocurre cuando no hay posesividad. Y la verdadera meditación ocurre cuando no hay esfuerzo. 

Osho

Las rodillas II

Las rodillas son la segunda articulación de las piernas. Cargan el peso del cuerpo cuando estamos de pie y se necesitan para caminar, para subir y bajar escalones, para sentarse, para descender, etc.
Las rodillas se relacionan con el orgullo, el sometimiento, la modestia y la humildad. Representan nuestra capacidad de ceder, de soltar, en nuestra relación con los otros. No querer doblegar las rodillas indica una actitud orgullosa e inflexible. Caer de rodillas es una llamada a la humildad, a que abandonemos la arrogancia o el orgullo respecto a alguna situación que estemos viviendo.
En astrología se dice que el signo de capricornio controla la articulación de la rodilla y el regente de este signo es Saturno. Tal vez por ese motivo se dice que las personas muy “saturninas” (es decir rígidas) suelen acabar con problemas de rodillas
En el maestro y las magas, Alejandro Jodorowsky explica que cada una de nuestras edades vive en nosotros. Si los huesos son seres, las articulaciones son puentes por donde hemos de atravesar el tiempo. Dice respecto a las rodillas:
“Asalta esa fortaleza al parecer inexpugnable que son tus rodillas. Por delante presentan una coraza al mundo, pero detrás, en la intimidad, te ofrecen la sensualidad del adolescente.
Las rodillas conquistan el mundo, te permiten ocupar como un rey tu territorio, son los caballos feroces de tu carro. Pero si no sigues subiendo, madurando, ahí te quedarás, encerrado en tu castillo”
Las lesiones de menisco, constituido por cartílago que hacen posible la articulación y rotación de la rodilla, se producen a causa del sobreesfuerzo. Puede que con una excesiva actividad exterior, huyamos desmesuradamente de solucionar algún conflicto interior. Tras la operación de menisco, los afectados deben restringir el movimiento. A este proceso, sería conveniente que le siguiera una toma de conciencia de cuales son nuestros límites y de que manera los estamos trascendiendo, al tiempo que nos deberíamos preguntar de qué asunto íntimo estamos “queriendo escapar”.
Los dolores en las rodillas son aliados que nos pueden ayudar a reflexionar sobre nuestra relación con la jerarquía: la dominación y el sometimiento con lo que nos rodea; sobre nuestra excesiva rigidez; e incluso nos puede invitar a dar un repaso autobiográfico de nuestra salida del mundo adolescente, por si algo que allí no se terminó de elaborar, sigue llamando nuestra atención a través de alarmas en la zona corporal que representa a esa edad, las rodillas. Si no dedicamos tiempo y energía a solucionar los problemas del “submundo” referidos a lo anterior, todo ese tiempo y energía se concentra en una hiperactividad fuera de nosotros, demasiado orgullosos e inflexibles para admitir que debemos transformarnos, y en esta huída desmesurada, se rompen los límites de nuestra capacidad física, dando problemas en los meniscos.
En lugar de vivir estos problemas de salud como algo negativo y sin sentido, sería mejor escucharlos como si de maestros se trataran. Seguro que traen un mensaje sanador para nosotros.

Las rodillas I

La rodilla es la segunda articulación de la pierna. Carga el peso del cuerpo en la posición en pie y es necesaria para caminar sin cojear, para subir y bajar un escalón, para sentarse, para descender, etc. Representa la puerta de la aceptación, de la rendición y de la sumisión.
Se relaciona con el orgullo, la modestia y la humildad.
Arrodillarnos es una manifestación de humildad, de subordinación a las leyes de la vida, mientras que no querer doblegar las rodillas indica una actitud orgullosa, inflexible.
La rodilla representa nuestra capacidad de ceder, de soltar o de retroceder para conseguir nuestro objetivo.
Conflicto clave: “La sumisión.”
“No puedo hacer lo que quiero.”
“No quiero someterme a la ley del padre.”
Problemas que se dan con frecuencia en la adolescencia, época en la que se cuestiona a la autoridad, al que se encuentra encima de mí y que me obliga a obedecer.
La rodilla nos duele cuando somos inflexibles, cuando rechazamos una vivencia, un sentimiento, un recuerdo o una idea, de alguien de nuestro entorno, que choca y perturba nuestras propias creencias o costumbres. No queremos doblar la rodilla ante una situación, he de poner la rodilla en el suelo, es decir, someterme.
Conflicto de desvalorización: deporte que ya no podemos hacer. Deseo de aportar algo a alguien, para sentirse útil, para sentirse valorado.
Conflicto de dirección: dirección que no queremos tomar y que tomamos, forzados, en un clima de desvalorización. “Estoy obligado a someterme a la ley del padre.”
Conflicto de indecisión: “No voy por buen camino.”
Derrame sinovial: Fabrico líquido para ser más aceptable. “Estoy de acuerdo en someterme, pero dulcemente.”
Menisco: Sirve para adaptar y amortiguar. “No puedo adaptarme a las órdenes que vienen por encima de mí.” “No puedo amortiguar.”
“Me niego a ceder, a hincarme de rodilla, ante alguien más fuerte que yo.”
“Un poco más de flexibilidad, por favor.”
Rótula: Es el hueso del futuro. Hace referencia a los proyectos respecto a lo profesional o a lo afectivo.
Mesetas tibiales: representan simbólicamente a la justicia. “Puedo…o no puedo…”
Cuando una rodilla flaquea, es debido a un carácter demasiado flexible e influenciable.
Cuando nos golpeamos o nos herimos en la rodilla, puede reflejar un sentimiento de culpa, por nuestro orgullo, por querer tener siempre la razón.
Hay que tener en cuenta también la lateralidad:
Rodilla derecha: (femenino) “Yo he querido irme, he deseado irme…pero no he podido.”
Rodilla izquierda: (masculino) “Yo me he ido, pero siento haberme marchado.”
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Flexibilidad y humildad para ceder, para aceptar otros puntos de vista, otros razonamientos, otras costumbres.
Capacidad para adaptarse a cualquier situación.
Arrodillarse ante la existencia, ante la energía creadora.

La reconcepcion de la pareja, el principe desteñido

Es sorprendente la cantidad de parejas que se han quedado por el camino en plena transición, y ahora nos sentimos aturdidos, confusos y nos preguntamos qué ha pasado, por qué no pudimos continuar, nos sentimos solos y todos nos estamos replanteando el concepto de pareja como tal y de vida en común.
Muchos de los que hemos decidido luchar por nuestra felicidad y por la autenticidad ahora estamos solos.
Muchas parejas que siguen juntas se lo plantean, algunas no se atreven a dejar al otro por lástima o por cobardía, por miedo o por interés. Pero también se lo plantean.

Atendiendo a todas las señales posibles y estudiando caso tras caso, paciente tras paciente, amigo tras amigo, he llegado a algunas conclusiones que quería compartir por si pueden ayudar a comprender mejor lo que estamos sintiendo, recordar que no estamos solos en esto y tener más herramientas para vivir el proceso con más paz. 

Es evidente que los modelos arquetípicos de pareja, los patrones que hemos heredado o aprendido respecto a ella ya no nos sirven más. 

En la divertida serie “La que se avecina” se ocultan muchos códigos interesantes para descifrar. 
En uno de los capítulos de la serie se dice: 
“¡Otra damnificada por la Disney! ¡cuando ese tío se despierte va a haber que llevarlo a juicio!”

Ya hemos llegado al momento en que a ninguna mujer consciente se le pasa por la cabeza buscar al príncipe azul del cuento, ya nos cansan los caballos blancos y ningún modelo anterior de pareja y matrimonio ideal funciona ya. 

Se han derrumbado todos los patrones. El cásate y apechuga con lo que te toque, cásate para no quedarte solo, no te puedes divorciar porque eso es para toda la vida te guste o no, aunque no ames a tu pareja pero te tienes que aguantar para siempre, aunque no seas feliz con tu pareja pero hay que tirar palante, es malo ser infiel, es bueno ser sumiso, es malo engañar a la pareja, es bueno aguantar el dolor, un diá aparecerá el príncipe de los huevos, chico conoce chica, se gustan, se casan y a vivir felices para siempre, el matrimonio tapadera, la amante o las amantes, el butanero, la fidelidad por obligación, la infidelidad por despecho, los líos…

TODO SE HA DERRUMBADO.

La pregunta es, ¿qué ha pasado?
¿Por qué estamos todos de repente tan confusos y con tantas dudas, replanteándonos la pareja como tal y nos sentimos tan perdidos al respecto?
Si queréis un consejo, intentad olvidar todos los cuentos de Disney que maléficamente han instalado esos códigos dañinos en nuestro inconsciente y que han generado tanto fracaso y frustración.

Hasta ahora vivíamos en la dualidad. Para poder ser seres plenos debíamos abrazar a nuestro contrario y complementarnos con nuestro opuesto. La unión de los opuestos formaba la totalidad. 
El yin y el yang, el día y la noche. El hombre y la mujer. El verdugo y la víctima. El inocente y el culpable. El triunfador y el fracasado. El mentiroso y el engañado. El que daba energía y el que se la quedaba. El parásito y el perro. El violento y el acobardado. El profesor y el alumno. El competidor varón y la competidora hembra. 
El marido padre y la mujer hija. La mujer madre y el marido hijo. 

La nueva realidad de cuarta dimensión en la que YA vivimos los que decidimos dar el paso, implica la TOTALIDAD EN SÍ MISMA EN CADA UNO DE LOS SERES QUE VIVIMOS YA EN ELLA. 
Esta nueva realidad implica la abundancia plena, el amor incondional, la verdad, la complicidad, la cooperación. Y para ello, nosotros debemos ser seres íntegros, ya no podemos necesitar de nuestro opuesto para ser felices. Debemos ser felices por lo que somos cada uno, sin necesitar al otro, pero cooperando con el otro. 
Ahora la nueva realidad nos exige ser felices por nosotros mismos sin la energía negativa del “necesitar” a otra persona. 
Debemos aprender a dejar de vivir en el “fuera” para vivir en el “dentro”.

La frase que me vino desde que adopté a mis gatitos, que se me repite una y otra vez y que es la guía para la nueva realidad: “ESTOY SOLA SIN ESTAR SOLA”. 

Todo lo sucedido los últimos meses ha sido una gran aceleración de este proceso. Muchos nos hemos quedado “solos”, y con ello nos hemos obligado a volvernos hacia dentro, poner la atención en nuestro interior, redescubrirnos, amarnos, valorarnos y respetarnos tal y como somos, contemplar y amar la belleza que hay dentro de nosotros mismos y crear la totalidad y la felicidad TOTAL en el interior. 

A partir de aquí, cuando ya somos seres plenos y no necesitamos de nadie para que nos complete, como sucedía en la vieja realidad de tercera dimensión, es cuando debemos rediseñar en nuestro interior el concepto de pareja y las nuevas maneras de relacionarnos. 
Porque nos movemos a una nueva realidad en la que, siendo seres plenos, decidimos compartir nuestra vida para mejorarla, para compartir caminos y viajes juntos durante el tiempo que sea, pero SIN NECESIDAD y SIN LÍMITE EN EL TIEMPO. 
Las parejas y las relaciones ya no tienen que ser para toda la vida, porque ahora se comprende que nos encontramos para cumplir o realizar algo juntos, y cuando eso que debíamos hacer juntos se ha terminado, la relación puede terminar. Y ello puede suceder en paz y desde el amor incondicional. Puede sentirse dolor, pena y tristeza pero desde el amor incondicional y la consciencia. 
“Nuestro camino acaba aquí, gracias por lo que me has enseñado. Sé feliz, te deseo lo mejor.”
Y continuar nuestro camino en paz. 

A partir de ahora no volverá a funcionar jamás el “te necesito”, el “sin ti no soy nada”, el “tú eres mi vida”, “tú lo eres todo para mi”. En realidad estas son frases muy crueles, que ponen a la otra persona en un compromiso terrible, casi un castigo. 
Esos modelos viejos no tienen cabida en la nueva realidad.
Estamos confusos porque son los modelos que conocíamos hasta ahora y que hemos heredado por mucho, mucho tiempo y están totalmente arraigados en nuestro código genético. 

Ahora funcionarán el “soy feliz solo, y te escojo para compartir mi vida, para mejorarla”, “te escojo porque mi felicidad es aún mayor junto a ti”, “juntos llegamos más lejos”, “sin ti seguiré siendo plenamente feliz”, “no importa el tiempo que pasemos juntos, porque vivimos el aquí y el ahora”, “soy feliz estando solo. Y soy feliz estando acompañado”, “no compartiré mi esencia con cualquiera, no rebajo mi energía a cualquier precio”, “exijo respeto para mi persona porque yo ofrezco respeto”, “estoy contigo porque es posible un equilibrio perfecto entre dar y recibir.”

Y como dice Joan Garriga: 
“Ama bien a tu pareja. Dile, sin tí también me iría bien.”

Mucho ánimo y fuerza a todos. 
El Amor está dentro vuestro ya. Sólo se os pide que lo sepáis reconocer.
Estar solo sin estar solo.

Con todo mi corazón. 

Cristina Membrive, Kinesióloga

Cuando un niño esta en el vientre de la madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien.

Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño.
La edad cronológica de la formación neurofisiológica del bebé es hasta los tres años aproxim.; hasta entonces el yo del niño es igual al yo de la mamá.
Nuestros niños no nos ponen nerviosos, ellos son el espejo en el cual debemos ver nuestro neviosismo. Nuestros niños son el reflejo de la familia.
Nuestros niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos, y muchas veces son reparadores de cargas transgeneracionales.
No se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y tener conciencia que podemos hacer muchos por nuestros hijos, si queremos que estén sanos, debemos cuidad nuestras emociones y sentimientos. Nuestros hijos son espejos de lo que rodea a la familia. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos conciencia de que la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá.
El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo mas importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”. A esto le llamamos Proyecto Sentido (PS).
Muchas enfermedades, se encuentran programadas en esta etapa de la vida.
A nivel racional es difícil de comprender, pero a nivel inconsciente está claro, el Inconsciente Biológico es inocente, y repite las pautas y programas que se instauran en esta etapa tan crítica y fundamental.

El PS es una oportunidad de sanar unos errores que, de no somatizarse en lo físico, no tendrían fin. Carl G. Jung nos diría que el hijo muestra la sombra de sus padres y de sus ancestros y que lo hace a través de los síntomas físicos.
La sombra se refiere a las partes desconocidas de nuestra psique, pero también a las partes desconocidas del mundo espiritual. Cuando el bebé está enfermo está mostrando una parte de la sombra de la madre, luego a medida que va creciendo, va creando otras relaciones o vínculos con el papá, con el hermano, etc.

Cuando se trabaja con el PS, ocurre algo mágico: cuando la madre toma conciencia de todo el problema, el niño presenta una mejoría prácticamente instantánea. Las cosas se resuelven solas, porque nuestro inconsciente lucha por salir y expresarse, y cuando lo hace, desconecta los programas. Nuestro inconsciente quiere emplear toda la energía para vivir, y no para expresar lo “no resuelto” y “lo no dicho”.

El proyecto sentido es múltiple, y en sus facetas se encuentran muchos de los programas que luego revivimos cuando somos adultos, por una fuerza del inconsciente que está relacionada con la fidelidad familiar. Romper ese lazo o bloqueo se hace imprescindible para poder vivir nuestro proyecto de vida libremente y sin condicionamiento. Enric Corbera.

El dinero.

El dinero
A todos nos gusta tener dinero, por supuesto, eso no tiene nada de malo, al contrario, siempre y cuando lo utilicemos para bien. La energía y el poder que le hemos entregado al dinero es totalmente negativa, pues vivimos en un sistema diseñado por entes reptilianos de baja vibración que les conviene que nuestra mentalidad hacia el dinero sea baja también. La mayor parte del tiempo vivimos preocupados porque “el dinero se me va a acabar” o porque “nunca tengo dinero”, hemos impuesto una barrera enorme hacia el flujo del dinero desde hace mucho tiempo. Decidí tocar el punto del dinero en este libro porque una de las más grandes preocupaciones y la mayor causa de baja vibración en nosotros mismos es ocasionado por el miedo que le tenemos a no tener dinero. Son de esas verdades que en realidad son grandes y aunque están frente a nosotros no las vemos, ni mucho menos las analizamos. Para que quede claro: el dinero, los bancos, las deudas y los créditos fueron diseñado por los reptiles para que nuestra mente siempre esté pensando en cómo voy a pagar lo que debo y no en otras cosas de mayor vibración.
Es tiempo de que dejes de darle todo tu poder y energía al dinero, es tiempo de que dejes de preocuparte por él, sé que no es fácil hacerlo, pero cuando lo logras y te ocupas en eso, todo tu mundo cambia positivamente. ¿Cuántas veces en esta vida has dicho o pensado? “se me va a acabar el dinero” ¿Muchas verdad?, yo también, pero un día me dijeron una frase que cambió totalmente mi percepción. Me preguntaron exactamente los mismo “¿cuántas veces te has preocupado porque se te va a acabar el dinero?” yo contesté “muchas” “¿Y cuántas veces te has preocupado porque se te vaya a acabar el aire con el que respiras?” Y dije, “nunca”, porque sé que el aire es infinito, no se acaba. Efectivamente, así como el aire Nunca se va a acabar, con el dinero pasa exactamente lo mismo. El problema es que al preocuparme por la limitación del dinero, estoy ocasionando justo eso, nunca voy a tener suficiente dinero porque yo solo lo estoy limitando. El tema del dinero es un gran tema, la preocupación por no tenerlo es mayor y todo los miedos que permean en tu vida y en la de todos los millones de personas en el planeta por causa del dinero se convierten en densas capas mundiales de miedos, esos miedos son alimento para la raza reptil, los alimentamos por todos lados sin darnos cuenta. Es momento de que dejes de entregarle tu poder al dinero, es tiempo de que pienses que es tan basto como el aire que respiras. Es tiempo de que sepas que viniste a este mundo con todo lo necesario para cumplir tu misión, sería absurdo que te mandarán sin lo necesario para tu evolución espiritual.
El Libro más pequeño del Mundo con las Verdades más grandes del Mundo.
Canalizado y Escrito por Gerardo Amaro.

No dejemos que nadie nos robe nuestros sueños.

NO

Ante un grupo de niños un hombre narró la siguiente historia:

Había una vez un muchacho quien era hijo de un entrenador de caballos.

El padre del muchacho era pobre y contaba con apenas unos pocos recursos para mantener a su familia y mandar al muchacho a la escuela. Una mañana en la escuela, estando el muchacho en la clase, el profesor le pidió a los alumnos que escribieran la meta que quisieran alcanzar para cuando fueran adultos.

El joven escribió una composición de siete páginas esa noche en la que describía su meta.

Escribió su sueño con mucho detalle y hasta dibujó un plano de todo el proyecto: el rancho, las pesebreras, la ganadería, el terreno y la casa en la que quería vivir; en fin, puso todo su corazón en el proyecto y al día siguiente lo entregó al profesor.

Dos días más tarde, recibió de vuelta su trabajo reprobado, y con una nota que decía: “venga a verme después de clases”. El chico del sueño fue a ver a su profesor y le preguntó ¿por qué me reprobó?

El profesor le dijo: “es un sueño poco realista para un chico como tú. No tienes recursos; vienes de una familia pobre.

Para tener lo que quieres hacen falta muchas cosas y además mucho dinero.

Tienes que comprar el terreno, pagar por la cría original y después tendrás muchos gastos de mantenimiento.

No podrías hacerlo de ninguna manera. A continuación el profesor agregó:

si vuelves a hacer el trabajo con objetivos más realistas, reconsideraré tu nota”.

El chico volvió a su casa y pensó mucho. También le preguntó a su padre qué debía hacer.

Éste le respondió: “mira hijo, tienes que decidir por ti mismo; de todos modos,

creo que es una decisión importante para ti, ¿cierto?”

Finalmente después de reflexionar durante una semana,

el chico entregó el mismo trabajo, sin hacer cambio alguno.

Le dijo al profesor: “usted puede quedarse con mi mala nota, yo me quedaré con mi sueño”.

Al concluir el hombre miró a los niños y les dijo: “les cuento esta historia porque es mi historia.

Aquí estamos en medio de la casa de mis sueños, dentro del rancho que me propuse conseguir por que esa era la meta de mi vida. Aún conservo aquella tarea del colegio enmarcada sobre la chimenea”.

Luego agregó: “lo mejor de la historia es que hace dos años, ese mismo profesor

trajo a treinta chicos a visitar mi rancho.

Y al irse el profesor me dijo: ‘mira, ahora puedo decírtelo.

Cuando era tu profesor, era una especie de ladrón de sueños.

Durante esos años, le robé un montón de sueños a los niños.

Por suerte tuviste la suficiente fortaleza para no abandonar el tuyo’.”

“Usted puede quedarse con mi mala nota, yo me quedaré con mi sueño”

No dejemos que nadie nos robe nuestros sueños.