La vida es para los valientes.

El cobarde únicamente vegeta. El cobarde no hace más que dudar, y para cuando decide, ya ha perdido la ocasión. El cobarde sólo piensa vivir, pero nunca vive, piensa amar, pero nunca ama. El mundo está lleno de cobardes. El cobarde tiene un miedo fundamental, el miedo a lo desconocido. Se mantiene en los límites de lo conocido, de lo familiar. La valentía comienza cuando traspasas los límites de lo conocido. Es arriesgado; es peligroso. Sin embargo, cuanto más arriesgues, más serás. Cuanto más aceptes el reto de lo desconocido, más integrado te volverás. El alma sólo nace en el gran peligro; de lo contrario la persona permanece sólo en el cuerpo.
Para millones de personas el alma sólo es una posibilidad, no una realidad. Sólo unos pocos, los más valientes, han conseguido tener alma”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s