Lasaña sin pasta

LASAÑA SIN PASTA
Ingredientes principales
1 berenjena
1 calabacín
1 tomate
1 aguacate
1/2 cebolla
200g champiñones
6 pimientos del piquillo
Especias: orégano, tomillo, pimienta negra en polvo y nuez moscada

Para preparar la receta de Lasaña sin pasta
Puesto que la pasta por sí sola es un alimento sin sabor, podemos sustituirla por otros alimentos que cumplan la misma función en la lasaña (formar las capas, la estructura) y le den un toque diferente, tanto en forma como en sabor. Vamos a ver como preparar la lasaña sin pasta sustituyendola por alimentos como la berenjena, que tienen 10 veces menos calorías (350kcal la pasta / 30kcal la Berenjena) y nos va a proporcionar la misma función con un toque diferente a la lasaña tradicional. 
Hay mucha gente a la que le encanta la lasaña y siempre la come igual, o no la come tanto como quisiera por lo que engorda el queso y la pasta, pues si alguna vez quiere variar o reducir 10 veces su ingesta de calorías, aquí tiene una alternativa de un gusto exquisito. 
En primer lugar precalentamos el horno a 180ºC, mientras cortamos la berenjena y el calabacín, pero no en rodajas circulares normales, sino en rodajas alargadas de punta a punta, no demasiado finas (como medio dedo de grosor). 
Colocamos las rodajas alargadas de berenjena y calabacín en la bandeja de horno, y les repartimos por encima un par de cucharadas de aceite, sal y tomillo. 
Introducimos en el horno en altura superior-media para que se haga, 15 minutos por cada lado es suficiente. 
Pasado este tiempo, les damos la vuelta para que se hagan por el otro lado otros 15 minutos. 
Picamos a cuadritos la cebolla y el tomate (muy rojo), y lavamos y laminamos los champiñones. 
Una vez tengamos las todo listo, sofreímos todo ligeramente con una sola cucharada sopera de aceite, y le añadimos especias para hacer el sofrito con el que rellenaremos las capas de lasaña. 
Cocinamos a fuego medio-bajo algo más de 20 minutos, al gusto de cada uno. 
En esos 30 minutos que tardan las hortalizas en hornearse por ambos lados sacamos la berenjena del horno y vamos a emplatar formando capas. Colocamos 2 o 3 rodajas a lo largo del plato y vamos cubriendolas por completo con el sofrito. 
Una vez cubiertas del sofrito, colocamos ahora unas rodajas de calabacín, pero esta vez en sentido contrario a como las colocamos la primera vez, transversales a ellas, y volvemos a cubrir con el sofrito formando otra capa más. 
Así seguimos alternando capas de berenjena y calabacín y cubriendo del “sofrito” hasta la altura que prefiramos. 
Por último cubrimos el “techo” de nuestra lasaña con los pimientos de piquillo que combinarán su punto de sabor al de las hortalizas y espolvoreamos un poquito de perejil en el centro. Cubrimos la ultima capa con aguacate .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s