Cuando no te gusta lo que alguien hace o lo que alguien es, te sentirás contrariado en su presencia. 

Si te gusta lo que alguien hace o como es, compartir el espacio con esa persona te resulta fácil. 
En su presencia estás bien, te sientes estable…¡Te gusta lo que ocurre dentro de ti!
Estarás sonriendo internamente, serás bastante compaciente, flexible… y todo será coser y cantar.

Pero cuando no te gusta lo que alguien hace o lo que alguien es, te sentirás contrariad@ en su presencia. 
Preferirás que no esté allí, cerca de ti, por todo lo que te incomoda su sola cercanía.
Te orientarás hacia la ira, te revolverás por dentro. 
Te volverás rígid@ y cuadriculad@.

A la primera persona no te costará agradecerle su presencia.
A la segunda pensarás que no tienes nada que agradecerle.

Pero en agradecer a la segunda todo lo que te está enseñando, renunciando a juzgarla y a excluirla… renunciando a sentirte superior a él o ella, honrando su naturaleza humana con profundo recogimiento…­ es donde está el verdadero crecimiento interior.

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s