Ejercicio para el perdon

EJERCICIO PARA EL PERDON:

El perdón es una fuerza positiva muy fuerte, capaz de mover todo un mundo, el perdón es una fuerza positiva capaz de cambiar tu vida, porque cuando logras el perdón lograrás una conexión directa con el universo y con la vida. Cuando logras el perdón, tu interior se libera de las cargas negativas, esas cargas que no te permiten comunicarte con la Vida, con el Universo, con Dios.

El Perdón no es para hacerles un favor a los demás, es para sanarte a ti mismo, es para hacerte libre. El Perdón no se hace con el ego, el perdón se hace con el corazón, y sólo lo lograrás si estás dispuesto(a) a ser libre.

– Ejercicio 1:
Recuerda los momentos en los que perdiste el control y agrediste a otras personas. Seguramente no lo hiciste con mala intención, solamente que no sabías cómo controlarte porque te dejaste llevar por el ego. Coloca la palma de tu mano izquierda en el centro de tu pecho, y con la yema de tus dedos de la mano derecha toca el centro de tu frente.
Recuerda la cara de cada una de las personas que agrediste, y diles desde tu corazón: Perdóname. Detén con tu mente por unos momentos la cara de cada persona, y continúa con otra persona. Mantén las manos en esta posición mientras haces éste ejercicio.

– Ejercicio 2:
Recuerda los momentos en los que te sentiste agredid@
por otra persona, y te llenaste de enojo, sentiste impotencia y tu corazón con coraje. En la misma posición anterior, dile a cada persona: Te perdono. Hazlo mentalmente y siéntelo desde tu corazón. Nadie necesita saber que lo estás perdonando, es sólo un secreto contigo mismo.
Si después quieres ir físicamente con alguna persona para pedirle perdón o perdonarla, ya dependerá de ti, pero no es necesario. Si no aceptan tu perdón, no te preocupes, lo más importante es lo que tú sueltes en tu corazón.

Repite estos ejercicios por los siguientes dos días. Probablemente encuentres más personas para perdonar o pedirles perdón. Puede ser personas que ya no estén en la vida, también es válido.
Si sientes un calor en tus manos, puedes alejar las manos ligeramente de la frente y el corazón, no es necesario que estén pegados cuando ya iniciaste la reflexión, pero si es recomendable tocar la frente y el corazón cuando inicias el ejercicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s