A todas las personas que como a mi nos falta algun familiar.

Que tranquilidad es nacer sabiendo que tienes unos Padres eternos, que en ningún momento te van a dejar de lado, nunca los vas a perder, siempre estarán ahí para ayudarte.

Mi madre la Tierra, que me nutre y me da todas sus riquezas desde el primer momento de mi existencia, me permite estar arraigado a ella de por vida, viéndome crecer y sintiéndose orgullosa de mi.

Mi Padre el Cielo, me lo enseña todo, de día me da la LUZ, para ayudarme a crecer, por la noche me cuenta sabias historias a la luz de las estrellas, diciéndome que cada una de ellas es un familiar o amigo pasado o futuro que están allí para ser llamados en su momento.

Tengo Amigos que no me olvidan nunca, amigos de verdad:

El Sol que cada día me acompaña, me da calor, confianza, seguridad, con él hablo de temas terrenales, con él te afianzas en la tierra.
La Luna, ella es más cambiante tiene varias caras, no por ello deja de ser una buenísima amiga y compañera. Las noches que hay luna llena y brilla con su máximo esplendor es cuando me encanta tener charlas de temas espirituales con ella.
Como veis dos amigos totalmente diferentes entre si, uno la razón y la otra el espíritu, lo masculino y lo femenino, el día y la noche, tan distantes pero a la vez tan cercanos el uno del otro.

Hay amigos esporádicos que aparecen de vez en cuando para saludar o charlar.

El viento, un amigo un poco extraño y de un carácter muy cambiante, lo más parecido a las personas, capaz de acariciarte con su suave brisa y mecerte hasta llegar a dormirte; o convertirse en un vendaval de golpe y zarandearte hasta el punto de tener miedo de él.

El rocío otro amigo que aparece todas las noches, este pobre me cuenta cada noche su secreto, que esta enamorado de mi gran amiga la Luna, pero no se siente aceptado por ella .Noche tras noche no se cansa de decirle lo que siente por ella, pero nunca es correspondido y ese dolor hace que se quede helado en sus sentimientos, gracias que por la mañana aparece nuestro amigo el Sol que le abre de nuevo los ojos y lo derrite calmando sus emociones, pero de nada servirá a, a la noche siguiente volverá a intentarlo de nuevo.

La Lluvia una amiga que tiene el gran don de limpiar y purificar, cuando te sientes cargado de emociones o pensamientos negativos, aparece ella y te descarga de todo ese peso que arrastras.

El Arco Iris, es mi Guía Espiritual, con sus siete colores es la unión del todo, me enseña el camino que puedo seguir, nunca te obliga, él te muestra; luego uno decide la senda que tiene que tomar. Aparece cuando lo llamas con el corazón, siempre está a tu lado.

Mis Hermanos los Árboles, al igual que yo orgullosos de tener estos Padres y Amigos. Gracias a ellos tenemos la bonita labor de ayudar a la existencia de este bello planeta.

Este breve relato lo quiero dedicar a todas las personas que como a mi nos falta algún familiar o amigo; como me dice mi Padre el Cielo, no los olvides nunca, ya que ellos son las estrellas y con nuestros pensamientos mantenemos su brillo eternamente.

17-Abril-2010 .
Jesús Ávila.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s