Cuanto pesa una gota de agua en una pluma.

“CUANTO PESA UNA GOTA DE AGUA EN UNA PLUMA”

Este relato que hoy os confío ocurrió hace algún tiempo. 
Un alumno en un descanso en un rincón lloraba con la cabeza agachada,
me acerqué a él y le pregunté: ¿En que te puedo ayudar para evitar esa angustia?
él me contestó limpiandose las lagrimas de sus mejillas:
Maestro tengo un problema tan grande que no sé como resolverlo,
eso me angustia y me anula completamente.
Yo le pregunté mirandole a los ojos:
¿Cuanto pesa una gota de agua en una pluma?
Me miró sorprendido y contestó: Nada maestro muy poco, no sé exactamente cuanto, pero es insignificante.
Yo, cogí una pluma, coloqué una gota de agua que resbaló por mi dedo indice encima de ella.
se la puse en la palma de su mano y le dije que la sujetara sin que se le cayera la gota que 
estaba en su centro manteniendo un equilibrio perfecto.
El mismo equilibrio que le iba a exigir a partir de ese momento, y que tantos días el sabía que 
entrenaba bajo mi enseñanza, para que esa gota no cayera.
Le dije que en ese rincón donde él no sabía resolver el problema que tanto le angustiaba,
debía permanecer en equilibrio para ayudarle a solucionarlo.
Comenzó la clase nuevamente en medio del bosque, y cuando había transcurrido una hora, 
gire hacia él y le pregunté:¿Cuanto pesa la gota ahora?, 
me contestó: me empieza a pesar maestro, y me empieza a costar mantener el equilibrio.
Yo le dí la instrucción de que bajo ningún concepto la gota debería caerse, porque entonces 
no tendría un problema, sino dos a resolver.
Acabó la clase y el extrañado me dijo: ¿Maestro ya se vá?, ¿y yo que tengo que hacer?,
Le contesté: ¿Has resuelto tu problema?, No, me contestó, Bueno pues entonces sigue manteniendo esa gota.
A la mañana siguiente al amanecer, salí en busca de el alumno,el continuaba cansado, pero manteniendo el equilibrio.
Buenos días Maestro, me dijo el alumno.
¿Buenos días?, le pregunté yo, ¿es que ya tienes la solución?,
él me dijo: No, pero me encuentro satisfecho de poder haber mantenido toda la noche la gota sin caerse.
¿Y Cuanto te pesa ahora la gota? le pregunté, 
No lo sé Maestro, por que ya no siento el brazo de lo que me pesa.
Bien, pues ha llegado la solución: 
Cuanto más tardes en soltar un peso en tu vida, cada minuto que pase será más pesado y doloroso, 
y sufrirás todo ese tiempo de más que tardes en tomar esa decisión.
Dame esa pluma por favor, el me la dió con mucho esfuerzo,
La cogí y le dije: ES VERDAD PESA MUY MUY POCO, ENTONCES LA SOLTÉ Y EN ESE INSTANTE ACABÓ EL PROBLEMA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s