La salud perfecta

Acepto la perfecta salud como el estado natural de mi ser.
Conscientemente renuncio a todos los modelos mentales
que desde mi interior pudieran expresarse
como algún malestar.
Con amor y aprobación me acepto.
Con amor y aprobación acepto mi cuerpo,
y lo ejercito de formas gratificantes y entretenidas.
Reconozco en él un mecanismo
magnífico y asombroso, y agradezco el privilegio
de vivir en él, rebosante de energía.
Todo está bien en mi mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s